La acogida de refugiados de Ucrania dispara la solidaridad en España

El conflicto en Ucrania ha disparado la solidaridad en España y en el resto del mundo, poniendo en marcha iniciativas de ayuda dentro y fuera de las fronteras. Muchas asociaciones y familias han decidido abrir las puertas de sus casas para facilitar un lugar en el que aliviar el dolor de la guerra lejos del lugar del conflicto. 

La acogida de refugiados está siendo muy difícil de contabilizar porque la comunidad ucraniana en España es muy extensa y muchas personas están recibiendo cobijo por parte de sus familiares residentes en el país. Otros países, como Alemania estiman que ya ha acogido a 110.000, Italia a 30.000 y Francia a 10.000.

Existe una larga lista de asociaciones y colectivos que están poniendo todos sus esfuerzos para acoger a las familias refugiadas en España. Entre ellas, la Asociación Estatal de Acogimiento Familiar (ASEAF) ha puesto a disposición del Gobierno y las comunidades autónomas las más de 7.000 familias de acogida de toda España que ya tienen acreditada la idoneidad y pueden recibir dinero de forma inmediata para ofrecer servicios.

En España, la competencia en temas de protección a la infancia corresponde a las comunidades autónomas en coordinación con la administración central del Estado y, por tanto, cualquier persona interesada en el acogimiento familiar tiene que dirigirse a la entidad pública de protección de su Comunidad Autónoma.

La organización benéfica española Cáritas Española, ha ofrecido 1.111 plazas en albergues a familias ucranianas. Inicialmente, han sido 23 federaciones de Cáritas diocesanas las que se han ofrecido para acoger en distintos recursos y programas a los refugiados que se han visto obligados a dejar sus hogares por la invasión rusa.

Esta capacidad se irá ampliando a medida que las Cáritas diocesanas puedan evaluar su capacidad de acogida. En un principio, este millar de plazas se han distribuido entre viviendas (587) y centros de acogida o albergues (524).

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados, más de 2,3 millones de personas han huido de Ucrania desde el inicio de las acciones militares llevadas a cabo por Rusia el pasado 24 de febrero.

Especial atención a los más vulnerables: la infancia

Muchas organizaciones con una larga experiencia en la acogida de menores en nuestro país se han puesto manos a la obra para ofrecer una especial atención a aquellos que más lo necesitan en este conflicto: los niños y niñas. Una de las prioridades es ofrecer un entorno seguro a los más vulnerables.

Ven con nosotros lleva 26 años dando soporte a la acogida de niños y niñas ucranios y ahora da respuesta a todas la consultas realizadas por la situación actual. La organización cuenta con una lista de asociaciones que se dedican al acogimiento familiar de niños en España. Con sus acciones, tienen cubierto el cupo de familias dispuestas a acoger.

La Fundación Juntos por la vida es la asociación que se ha encargado de la evacuación de 560 ciudadanos ucranianos que ya están llegando a nuestro país con destino a Valencia. Desde 1994 realizan programas de acogimiento familiar de niños y niñas de Chernóbil que ahora se ha ampliado a la zona del Donbass. 

Infancia de Nad es otra asociación especializada en la acogida de niños ucranianos en épocas vacacionales. Ahora, a través de su página web pone a disposición un formulario para familias que se ofrecen a acoger a refugiados como consecuencia de la invasión de Rusia en Ucrania. En este formulario hay que informar de los datos personales, del número de personas que se pueden acoger y si además de niños se puede acoger a personas mayores. 

En Aldeas Infantiles SOS han creado un Programa de Respuestas de Emergencias con el objetivo de evitar la separación de familias ucranianas. La organización se está focalizando en la acogida de niños no acompañados para garantizarles un entorno seguro hasta que puedan volver a reunirse con sus familias.

Además de las asociaciones, colectivos y ONGs, empresas como Iberdrola han activado a sus 12.000 voluntarios, 8.000 en España, para que puedan colaborar en distintas líneas de actuación relacionadas con Ucrania. La compañía se ha sumado a la labor de ACNUR y está recaudando dinero entre sus empleados con una campaña de crowdfunding a favor de la ONG. El objetivo es proveer refugio, ropa de abrigo, mantas, agua y alimentación inmediata para las personas que están dejando Ucrania y llegando a las fronteras. Porque las personas, son siempre lo primero.