¿Por qué celebramos el Día de la Mujer el 8 de marzo?

El 8 de marzo se ha convertido en Europa en una protesta contra la desigualdad salarial, el techo de cristal, el acoso sexual o los obstáculos a la conciliación familiar. En muchos países europeos, este día está marcado con manifestaciones a gran escala.

El Día Internacional de la Mujer es una celebración anual de los logros y contribuciones de las mujeres, establecido en 1975 por las Naciones Unidas. Dos años más tarde, se convirtió en el Día Internacional de la Mujer y la Paz Internacional. 

En Estados Unidos se celebra oficialmente tan solo desde 1994, a pesar de que es en aquel país donde se encuentran los orígenes de la conmemoración. ¿Por qué se eligió ese día? 

La explicación más verosímil se remonta a mediados del siglo XIX, en plena revolución industrial. El 8 de marzo de 1857, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema ‘Pan y rosas’ para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.

A lo largo de la historia ha habido varios movimientos, eventos y movilizaciones que han ayudado a luchar por los derechos de las mujeres en todo el mundo, como la huelga de camiseras de 1909. El episodio también sirvió de referencia para fijar la fecha del Día Internacional de la Mujer en el 8 de marzo

El incendio mortal que marcó la conmemoración

El incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist fue un acontecimiento importante en la lucha por los derechos de la mujer en Estados Unidos. En 1911, el fuego mató a 146 trabajadoras de la confección, la mayoría de ellas jóvenes mujeres inmigrantes (muchas italianas y judías) y algunas niñas de hasta catorce años.

Un total de 123 mujeres y 23 hombres murieron. La mayoría eran jóvenes inmigrantes de entre 14 y 23 años.

Parece ser que una colilla mal apagada en un cubo con telas provocó el incendio y las mujeres no pudieron escapar porque los responsables de la fábrica habían cerrado todas las puertas. Algo que solía hacerse para evitar los robos.

Este accidente dio pie a que se cambiasen las normas de seguridad y las condiciones de trabajo en las industrias para mejorar la salud laboral de las mujeres.

En Europa, se celebró por primera vez en 1910 cuando durante la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague (Dinamarca) con la asistencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, se decidió proclamar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Detrás de esta iniciativa estaban defensoras de los derechos de las mujeres como Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo. No fijaron una fecha concreta, pero sí el mes: marzo.

Igualdad de género en las empresas

En la actualidad, muchas empresas han decidido sumarse al compromiso de la igualdad de género y reivindicar de esta manera un 8 de marzo cada uno de los días del año. Así, proponen incrementar los puestos directivos ocupados por mujeres, perfiles profesionales históricamente desempeñados por hombres que se abran a los dos géneros, igualdad salarial, una decidida apuesta por la conciliación familiar y un largo etcétera de decisiones. 

Un ejemplo de ello es el grupo Iberdrola, que asume como propios los retos del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5 de Naciones Unidas (igualdad de género), que se suma a la jornada reivindicativa del Día Internacional de la Mujer

Entre las acciones concretas están el que la compañía se ha fijado el objetivo de alcanzar un 25% de mujeres en puestos directivos —frente al 21,53% actual—, que se eleva hasta el 30% en 2025.

La política corporativa de Iberdrola se basa en la la igualdad de oportunidades, la no discriminación y el respeto a la diversidad. La compañía tiene establecido todo un plan para promover, en distintos ámbitos de gestión, medidas de acción positiva que eviten la discriminación y la desigualdad. 

De esta manera, las compañías hacen que las reivindicaciones del 8 de marzo se prolonguen a lo largo de los 365 días del año con un compromiso concreto.