En estos Reyes regala emprendimiento

emprendimiento

Hoy hablamos de emprendimiento, de pasión por el arte y el diseño y de cómo afrontar tiempos difíciles con buenas ideas. 

Blanca Miró, la influencer propietaria de las firmas Vasquiat o La Veste se ha unido a su amiga Olivia Álvarez para fundar Delarge, la firma de gafas que arrasará estos Reyes.

Ellas mismas explican cómo en pleno confinamiento domiciliario surgió la idea de escapar de un momento deprimente, querían crear algo que aportase color y alegría, y, de ahí, surge Delarge, una marca de gafas que no puede dejar a nadie indiferente. De esas conversaciones online sobre el diseño y la moda como formas de expresión artística.

Geometría, colores, taller familiar y sostenibilidad

La pareja de amigas se ha unido no solo con una idea para escapar de lo convencional, sino que, además, han apostado porque sus piezas sean únicas, especiales y sostenibles

Para ello han trabajado personalmente en los diseños, basados en juegos de geometría y colores, pero un diseño no es suficiente. Había que convertir las gafas en una realidad de calidad y capaz de impactar en el mercado. 

Las gafas Delarge son fabricadas en Grecia, en un pequeño taller familiar que se encarga de convertir las complejas monturas ideadas por Olivia y Blanca en realidad, siempre de manera artesanal y con materias primas procedentes de Italia y Alemania. 

Y una vez hechas realidad, también se han centrado en que no haya una producción con excedentes, por lo que únicamente fabrican colecciones limitadas de entre 50 y 100 unidades con diseños atemporales, que no se ciñan a las tendencias y no pasen de moda. 

Además de medir la producción también han apostado por un packaging sostenible, fabricado con materiales reciclados. 

Del taller familiar al mundo

Ellas siguen viviendo en Barcelona, donde dibujan y diseñan sus modelos, pero eso ya no es problema para comercializar su producto en pleno S. XXI. 

Comenzaron la comercialización a través de su página web, apoyándose en sus redes sociales y apostando por la promoción a través de Instagram. Con ello han abierto un mercado internacional, lo que las ha llevado a salir fuera de la red. En menos de un año han conseguido establecer cinco tiendas físicas, una en Barcelona, dos en París, una en Suiza y otra en Miami.