‘La caja de Ann’ con las mujeres emprendedoras

mujeres emprendedoras

El Día Internacional de la Mujer Emprendedora se celebra el 19 de noviembre, impulsado por la organización Women’s Entrepreneurship Day Organization (WEDO), en más de 140 países. El objetivo es empoderar a las mujeres emprendedoras en el mundo para inspirar e impulsar a mujeres y niñas a participar activamente en la economía. En 2014, la ONU decidió instaurar este día en el calendario internacional para conmemorar una fecha en la que se reconoce el valor y el esfuerzo de las mujeres emprendedoras. 

Con motivo de su celebración, la ONG española Kubuka ha lanzado el cortometraje La caja de Ann, que relata la historia de Ann. Esta niña de 10 años de Nairobi (Kenia), sueña con emprender y tener su propio negocio donde vender las artesanías que fabrica. Además, apoya a otras mujeres a hacer lo propio. Este cortometraje ha sido grabado en los proyectos de Kubuka en Kenia con motivo de su actual campaña #EMPRENDEDORAS para mujeres emprendedoras. Su objetivo es sensibilizar sobre la desigualdad en África y apoyar el acceso a la formación y al crédito de las mujeres. 

Según el último Informe Especial GEM sobre Emprendimiento Femenino, las mujeres representan más de la mitad de la población autónoma del continente africano. Una de cada cuatro mujeres adultas mantiene a sus familias mediante pequeñas actividades empresariales. Sin embargo, las empresarias del África subsahariana siguen obteniendo menos beneficios que los hombres (un 34% menos, de media). Tan solo el 15% de las emprendedoras africanas ha cursado educación secundaria o superior. Para que estos proyectos tengan éxito, son fundamentales la descarga de sus obligaciones domésticas, la formación en negocios y el acceso a créditos.

«Kubuka», un paso adelante

La ONG Kubuka, tal como la conocemos hoy, nació en 2015 de la fusión de Más Por Ellos –una asociación española dedicada a la cooperación para el desarrollo en comunidades vulnerables de Kenia– y Kubuka, asociación creada en Zambia con el mismo enfoque sobre cooperación y que, desde el comienzo, actuó en España bajo la organización Más Por Ellos. El objetivo de la fusión es trabajar conjuntamente para apoyar los proyectos de Kenia, Zambia y afianzar las funciones de la organización desde España.

«Kubuka» significa «despertar, dar un paso adelante, empezar a vivir». Este es precisamente el objetivo de la asociación sin ánimo de lucro: que las mujeres en Kenia y Zambia puedan emprender sus propios negocios con la financiación, infraestructuras y educación financiera adecuadas para prosperar. A través del emprendimiento, quieren fomentar el desarrollo sostenible de las comunidades de Kenia y Zambia con las que trabajan. Además, quieren crear un modelo de autosostenibilidad a través de proyectos que nacen y perduran gracias al esfuerzo de la comunidad beneficiaria.  

El acceso a la educación es un gran obstáculo para las niñas en África.

El difícil acceso a la educación en África es uno de los grandes obstáculos con los que se encuentran estas niñas. En gran parte debido al elevado coste de las tasas escolares, uniformes y material escolar. Por ello, Kubuka, desarrolla cinco proyectos de apadrinamiento integral de colegios en Kenia y Zambia. A través de estos, se ayuda a dar acceso a la educación a mil menores con bajos recursos económicos, algo que se completa con programas formativos y deportivos para ofrecer una opción saludable y educativa a los niños, niñas y jóvenes de las diferentes comunidades. 

Estas iniciativas se complementan con dos proyectos de inclusión social. Estos están enfocados en puntos concretos de las comunidades que necesitan apoyo a la hora de cubrir las necesidades básicas. Incluyen, por ejemplo, casas de acogida para niñas en situación de vulnerabilidad o centros de menores con diversidad funcional.  

Los datos, disponibles en su página web, hablan por sí solos. En 2019 consiguieron ayudar a que más de 3.300 personas mejoraran su calidad de vida de una manera u otra, algunas de una forma muy significativa. Gracias al apoyo y al esfuerzo de todas las personas implicadas en Kubuka, están consiguiendo atravesar esta delicada situación post pandemia sin debilitar económicamente los proyectos de Zambia y Kenia.