Los mejores destinos rurales para pasar el puente

Los mejores destinos rurales para pasar el puente.

Estos destinos rurales son de visita obligatoria para disfrutar de la gastronomía y del privilegiado entorno rural de España. El puente de la Constitución está a la vuelta de la esquina, con cinco días libres que aprovechar lejos del ajetreo de las grandes ciudades.

Sallent de Gállego (Huesca)

Este pequeño pueblo medieval del Valle de Tena parece sacado de un cuento y es uno de los destinos rurales obligatorios para los amantes de la naturaleza. Sus callejuelas tortuosas y estrechas y sus construcciones de piedra le dan mucha personalidad. Además, las preciosas casas de techos de pizarra se funden con el maravilloso entorno natural que las rodea, las grandes montañas pirenaicas y el embalse de Lanuza. La localidad cuenta con varios monumentos para visitar. No puedes perderte la iglesia gótica del siglo XVI dedicada a Nuestra Señora de la Asunción y el puente medieval que los lugareños conocen con el sobrenombre de «Puente del Paco». 

Sus paisajes ofrecen una infinidad de actividades al aire libre, especialmente la práctica de deportes de montaña y aventura. Si te gusta la nieve, la estación de esquí Aramón Formigal-Panticosa se encuentra a pocos kilómetros. Aunque si, por el contrario, prefieres el senderismo o la escalada, desde Sallent puedes realizar rutas cortas de media jornada o travesías de varios días. También hay múltiples zonas para practicar la escalada en roca. La localidad cuenta además con numerosos restaurantes dedicados a la cocina casera tradicional propia de esta zona de montaña.

Villafranca del Bierzo (León)

La antigua capital berciana, antaño habitada por la aristocracia agrícola y ganadera, es un destino turístico ineludible de la zona. Además, es parada obligatoria dentro del Camino de Santiago. Su casco histórico cuenta con numerosos monumentos: la iglesia de San Francisco, la Plaza Mayor y la travesía de San Nicolás. Pero, sin duda, no puedes dejar de visitar el convento de San Nicolás, ya que posee un impresionante claustro. 

Entre los principales atractivos de la región están Las Médulas, antiguas minas de oro de la época romana (siglo I d. C.) que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus cárcavas de arcilla roja –formadas como consecuencia de las técnicas utilizadas para extraer el oro– y sus torres y galerías subterráneas rodeadas de castaños componen este singular paisaje que no dejará indiferente ni al más exigente de los viajeros.

Frigiliana (Málaga)

Considerado como uno de los pueblos blancos más hermosos y cautivadores de la provincia de Málaga, Frigiliana está ubicado a los pies de un parque natural y a escasos kilómetros del mar Mediterráneo. Las callejuelas estrechas, blancas y empedradas, y los numerosos rincones de esta bella localidad son el testimonio de que la convivencia entre culturas diversas no es solo posible, sino que es también enormemente enriquecedora: su arte, su gastronomía, sus costumbres populares y su patrimonio son resultado de la combinación de elementos de las tres culturas (judaica, morisca y cristiana) que habitaron la zona simultáneamente. 

Uno de sus rincones más emblemáticos es el barrio morisco, cuyas casas son de color blanco con las puertas y ventanas pintadas de azul o verde y profusamente decoradas con flores y plantas. Además, existen numerosas sendas que rodean la localidad para conocer los espacios naturales de la zona.

Tapia de Casariego (Asturias)

Esta villa marinera es el último de los destinos rurales con parada obligatoria. Ubicada cerca de la ría del Eo, frontera natural con la vecina Galicia, es una de las villas más bonitas y turísticas del occidente asturiano. Cuenta con puerto pesquero y deportivo y grandes playas que harán las delicias de los amantes del surf en cualquier época del año. Pasear por su bellísimo litoral sorprenderá y maravillará a todos los visitantes, que podrán después degustar los productos típicos de la zona en cualquiera de sus restaurantes. Tradicionalmente, durante el puente de la Constitución, se celebran las Jornadas Gastronómicas del Mejillón y del Marisco. Están organizadas por el Real Tapia Club de Fútbol bajo una gran carpa en la Plaza de la Constitución, epicentro del pueblo.  

Si lo que te gusta es pasear por la naturaleza, no dejes de visitar las cercanas Lagunas da Silva, en Salave, creadas hace siglos tras la explotación minera romana. Están ubicadas dentro de un frondoso bosque muy cercano a la costa cantábrica. Sus tortuosos senderos te conducirán, también, a los escarpados y arrebatadores acantilados típicos de esta zona de España.