El valor del último deseo

deseo

Si solo te quedasen unos pocos días de vida, ¿sabrías decir cuál sería tu último deseo?

Un día, mientras Kees Veldboer, que trabajaba como técnico de emergencias sanitarias conduciendo una ambulancia, se encontraba de camino hacia el hospital con un paciente llamado Mario, recibió el aviso de que su recepción se iba a retrasar cuatro horas. Kees le preguntó a Mario: «¿Qué te gustaría hacer?». Mario respondió que, a pesar de haber sido marinero, llevaba años sin ver el mar. Ni corto ni perezoso, Kees lo llevó al puerto de Rotterdam, donde ambos compartieron una emotiva y hermosa tarde. 

No contento con ello, al día siguiente Kees habló con sus jefes y con una empresa que se dedica a organizar paseos en barco para turistas y cumplió por todo lo alto el deseo de Mario, que pudo volver a salir a navegar. Mario se lo agradeció profundamente y le contó en una carta cómo le había cambiado los últimos días de su vida. A raíz de este pequeño gesto, Kees decidió fundar la Ambulancia del Deseo (Stichting Ambulance Wens). 

El proyecto tiene sus inicios en Holanda y fue fruto, como tantos otros logros humanos, de la casualidad. La Fundación Ambulancia del Deseo nació en el año 2007 con el objetivo de ayudar a aquellas personas que sufren una enfermedad terminal en estado avanzado y necesitan cumplir un deseo, ir a un lugar, moverse… pero su estado de salud les impide hacerlo por sus propios medios. La Fundación pone a su disposición una ambulancia y un equipo de profesionales del ámbito de la salud (técnico de emergencias o enfermero y médico, según sea el caso) y, de esta forma, la persona puede cumplir su voluntad.

La Ambulancia del Deseo en España 

España ha sido uno de los últimos países en incorporarse a la Fundación y lo hizo en 2018, cuando los fundadores del Foro HURGE –Manuel Pardo, José Manuel Salas, Carolina Cánovas y Laura Juguera– llegaron a un acuerdo con Kees Veldboer para traerla a España. Actualmente, la junta directiva está compuesta por trece personas, aunque el equipo está formado por unos 150 voluntarios. El único requisito para formar parte de esta gran familia es ser profesional del ámbito de la salud y realizar un curso de formación a cargo de la Fundación. 

El proyecto se encuentra en este momento en una fase de consolidación en Murcia, donde está la sede de la filial española, pero cuentan con un proyecto de expansión en los próximos años para abrir sedes en diferentes puntos de España, como Andalucía, Madrid o el norte del país.

¿Cómo funciona?

El procedimiento para solicitar la ayuda de la Ambulancia es muy sencillo: el propio paciente, algún miembro de su familia o alguno de los profesionales que están a su cargo se pone en contacto con la Fundación a través de la página web y rellena un formulario en el que explica qué patología padece el paciente y qué deseo anhela ver cumplido, además de algunos datos de índole práctica. 

Todos los deseos son bienvenidos, tanto para pacientes adultos como niños, y todos se cumplen de manera gratuita gracias a una red de colaboradores y patrocinadores. Una vez recibida la solicitud, el patronato se reúne y valora la viabilidad del deseo. Aunque suelen ser deseos muy sencillos, en principio, como acudir a la boda de un familiar, visitar una vez más la playa o acudir a un evento deportivo. Son momentos de gran emotividad para el paciente, sus seres queridos y el personal de la Fundación. En palabras de una voluntaria, «estar al lado es una experiencia inolvidable, emotiva y que hay que aprender a respetar. Es muy satisfactorio cumplir un deseo».

Una vez cumplido el deseo, la Fundación sugiere que el solicitante envíe una narración de la experiencia vivida para así compartir con los demás pacientes, amigos y familiares la felicidad de poder realizar esta última voluntad y animar a que más gente participe en el programa.