Turismo responsable y vacaciones solidarias

Turismo responsable

Nos gustaría pensar que todas las formas de hacer turismo deberían ser responsables y, en la medida de lo posible, solidarias. Pero sabemos que esa no es la forma habitual en la que viajamos. La práctica del turismo responsable se basa en reducir al máximo los efectos negativos que causa la propia actividad. No visitar zonas sobreexplotadas que supongan una alteración del uso de los recursos, no propiciar el aumento de la desigualdad o el abuso de las comunidades locales de los lugares que visitamos, etc.

Las vacaciones solidarias van un paso más allá, haciéndonos partícipes durante una parte de nuestra estancia de algún proyecto solidario al que podamos aportar nuestra ayuda y una aportación económica.

Hablemos de ambos.

¿Cuáles son las claves del turismo responsable?

  • Fomentar las economías locales

Algo que podemos conseguir al consumir productos y servicios propios de la zona a visitar y que ayuden a dinamizar su economía implicando a personas y empresas locales. Por poner un ejemplo, comer en restaurantes que ofrecen comidas típicas basadas en la explotación de productos autóctonos. También podemos consumir artesanía frente a la compra de souvenirs fabricados en cadena. Así como organizar nuestras vacaciones haciéndolas coincidir con fechas destacadas que nos permitan participar en fiestas y tradiciones locales o, simplemente, seleccionar alojamientos locales frente a cadenas hoteleras.

  • Respetar la cultura y los recursos humanos y ambientales de la zona

Puede parecer obvio, pero, desgraciadamente en muchos casos se abusa de los ecosistemas que visitamos. Es fundamental tratar de no degradar el entorno respetando sus espacios naturales. En ocasiones, puede parecernos inocuo recoger plantas o conchas como recuerdo, pero es una forma de maltratar y alterar el ecosistema.

Evita también comprar souvenirs que hayan sido obtenidos de manera ilegal. De igual manera intenta no comer alimentos que puedan encontrarse en temporada de veda, puesto que puede haber habitantes locales que, por lucro, no respeten las normas establecidas.

Por último, no olvidemos que viajar implica relacionarse con las gentes del lugar y, para ello, es importante conocer y respetar su carácter, cultura, hábitos y costumbres, evitando imponer nuestro estilo de vida en el lugar.

  • Fomentar la sostenibilidad

Debemos usar bolsas y botellas reutilizables cuando nos encontramos de vacaciones, controlando la generación de residuos y adaptándonos a estrategias de reciclaje. 

Por otro lado, tenemos la oportunidad de seleccionar establecimientos que sean responsables con el medio ambiente y acordes al lugar que estamos visitando. Como también elegir el transporte público o medios de transporte ecológicos siempre que podamos. 

¿En qué consisten las vacaciones solidarias?

Pueden ser consideradas como una parte muy especial del turismo responsable. Unas vacaciones en las que, además de ser responsables, también aportamos algo de manera directa a la comunidad que visitamos. 

Generalmente, en los viajes organizados como vacaciones solidarias, organizados por ONG’s que lideran proyectos en el lugar o incluso por compañías de viajes. Se incluye la participación como voluntarios durante uno o varios días en alguno de los proyectos con los que tengan acuerdos o, en el caso de las ONG’s, en alguno de sus proyectos propios.

Muchas ONG’s ya han elaborado sus propios manuales de buenas prácticas para alentar la forma en la que llevar a cabo unas vacaciones solidarias. Partiendo de la base de que la labor como voluntarios que tenemos en el proyecto no es esencial para que el proyecto continúe. Ninguna acción solidaria podría sostenerse con la ayuda ocasional de personas que solo comparten unas pocas horas. No por esto las vacaciones solidarias dejan de tener una cierta relevancia, quizá no tanto por la aportación que puedas realizar sino por la ayuda en concienciar y sensibilizar a los viajeros sobre la realidad de los lugares que visitan. 

Sin dejar de tratarse de una actividad turística, es una buena forma de viajar favoreciendo la economía local de forma sostenible y sabiendo que nuestras vacaciones pueden aportar  a un proyecto solidario concreto.

¿Qué debemos tener en cuenta para buscar unas vacaciones solidarias?

En la mayoría de los casos no tendrás muchas más necesidades de organización que para un viaje corriente. Lo que más deberás preparar es con qué organización lo realizarás, qué es lo que nos pueden ofrecer, cuáles son sus condiciones en la donación y, sobre todo, cuál es su código ético y su filosofía. 

Existen empresas y ONG’s que cumplen con todos estos principios, pero deberás tener en cuenta su trayectoria y su declaración de buenas prácticas antes de lanzarte a la aventura.