Pueblos Que Brillan construye un nuevo futuro sostenible en Asturias

Pueblos

Renovarse o morir. Esta es la máxima que tienen muchos pueblos españoles en la actualidad para lograr seguir adelante y hacer frente a la despoblación. Aquí, las empresas juegan un papel muy importante a la hora de establecer y fomentar nuevos negocios y formas de vida que no solo den trabajo y alicientes a los vecinos, sino que anime a otros a dar un giro radical a su vida y apostar por una vida rural.

En este contexto es en el que se enmarca la estrategia #PueblosQueBrillan de Iberdrola que da valor e importancia al futuro de los pueblos basándose en el desarrollo de las energías renovables. Y es que, como hemos comentado en varias ocasiones, la recuperación económica o será verde, o no será. 

Así, hoy ha tenido lugar un nuevo encuentro “Pueblos que Brillan Naturalmente” en un paraje que bien parecía sacado de un cuento: el parque eólico de El Segredal, ubicado entre los concejos asturianos de Villayón y Tineo. Allí, junto a la presentadora de la TPA, Olalla Pena y varios representantes de la zona tuvimos un coloquio muy interesante acerca de cómo hay que impulsar la recuperación verde para mejorar la economía.

Una convivencia posible

Estos concejos llevan 20 años conviviendo con la energía eólica y, lejos de lo que muchos pueden pensar que estas infraestructuras debilitan el paisaje y rompen con el hábitat natural de los animales. Lo cierto es que todo han sido beneficios para los prados. Así lo afirma José Manuel Santiago, el dueño del terreno donde se ha instalado esta infraestructura: “La construcción de este parque nos ha dado vida porque se pudieron hacer parcelas y ha servido para mejorar las pistas locales”. Además, tal y como asegura José Ramón Feito, alcalde de Tineo “los caballos y las vacas pastan tranquilamente e incluso los parques se han convertido en un recurso turístico.”

pueblos

También estuvo presente Carlos Álvarez, responsable de Iberdrola Renovables en Asturias. Entre otros puntos, señaló que estos parques han tenido hasta 250 personas trabajando, lo que ha impulsado los negocios de los pueblos. “Tenemos mucha necesidad de consumibles y servicios locales, que necesitamos que estén por la zona, por lo que siempre intentamos contratar en los pueblos, lo que beneficiará a la economía y al empleo local”, ha indicado.

Y es que la construcción de un parque eólico en esta zona no solo ha supuesto un nuevo modelo de vida para sus habitantes. También ha supuesto decenas de empleos tanto directos como indirectos. En este sentido, Belarmina Díaz, Directora General de Energía de Asturias afirma que “gracias a estos parques creamos un puesto de trabajo por megavatio construido. Además, el mantenimiento también genera empleo”. Durante su intervención, Belarmina quiso enfatizar en la importancia del Principado de Asturias como potencia energética: “debemos aprovechar la experiencia minera que teníamos y aprovecharla en fomentar las energías renovables para mantener la riqueza de Asturias.” 

Fomentando la vida de los pueblos

Durante la construcción del parque eólico El Segredal, muchos proveedores locales se han visto beneficiados. Uno de ellos, que además pudo acompañarnos, es José Antonio Lorenzo director técnico de Grúas Groxu. Durante su intervención explicó a todos los asistentes la complejidad del montaje de las instalaciones y defendió el impulso que estos parques han dado a empresas como la suya: “La energía es un beneficio para las comarcas en las que se instalan las nuevas plantas que sustituyen a las centrales contaminantes”.

Mirta Rodríguez, la directora del hotel rural El Torneiro también ha visto como sus habitaciones se iban reservando gracias a este parque eólico: “Este año los trabajadores han supuesto una tabla de salvación porque se han vivido momentos muy duros y la gente que vino a trabajar aquí pasó muchas penurias en plena pandemia.”

Una vez más la conclusión a la que llegamos tras este encuentro es que los pueblos tienen futuro y lo conseguirán siempre que protejan el entorno y para ello hay que apostar por un futuro verde