Carmen Giménez Abad, la atleta paralímpica que te anima a correr por y para ti.

carmen giménez

La vida de la atleta Carmen Giménez (Madrid, 41 años) seguramente habría sido muy diferente si en su camino nunca se hubiera cruzado con un maltratador. La intentó matar: en 2010, tras una discusión y varios días seguidos de amenazas repetidas, el que entonces era su pareja, la tiró por la ventana desde un tercer piso. Como consecuencia de esta horrible agresión de violencia machista, tiene una lesión medular completa irreversible y carece de movilidad del ombligo para abajo. Por azar y con muchísima suerte, no pasó a engrosar las listas de mujeres asesinadas a manos de sus (ex)maridos o (ex)novios.

Además del trauma inicial de aceptar que iba a vivir en silla de ruedas el resto de su vida, tuvo que aguantar la violencia por parte de las instituciones que, lejos de ampararla y darle el apoyo y protección que necesitaba, archivaron el caso. Entre otros motivos, alegaron por escrito que consideraban que su expareja «no daba el perfil de maltratador» ni ella cumplía «el perfil de víctima» y, por otro lado, «tenía facilidad para entablar relaciones con hombres». 

Rehacer una vida que no para de romperse

Con el tiempo, Giménez rehizo su vida, se casó, tuvo una hija y se separó. Entabló otra relación y decidieron intentar ser padres. Cuando estaba de nuevo embarazada y a pesar de que el embarazo fue totalmente normal, se puso de parto seis semanas antes de llegar a término y perdió a su hijo Bruno. Esto sucedió por una presunta negligencia de los efectivos sanitarios. No llegaron a tiempo: a pesar de haber llamado cuatro veces al teléfono de urgencias y haber advertido de la gravedad de la situación, tardaron más de una hora en llegar. 

Tras este nuevo y doloroso revés, las personas de su entorno comenzaron a correr por Bruno, con el objetivo de llegar en su nombre a los lugares que él debería haber recorrido por su propio pie. Lo hicieron bajo el lema Run for Bruno. Al cabo de un tiempo, estas mismas personas la animaron a que fuera ella misma quien corriera por su hijo. Aunque al principio no las tenía todas consigo, se puso en contacto con un club de atletismo de Las Rozas y así entró en su vida Roberto Álvarez, su actual entrenador. 

Con el apoyo del club y de Roberto, Giménez logró convertirse en poco tiempo en campeona de España de 800, 1500 y 5000 metros lisos. Con todo ello, su periplo le hizo tomar conciencia de las numerosas dificultades a las que se enfrentan los atletas paralímpicos para poder entrenar y competir: los materiales son extremadamente costosos (la silla más barata cuesta 5.000€ y las prótesis a partir de 12.000€) y no hay demasiados entrenadores especializados ni espacios adaptados. A todo esto, se une el desconocimiento en general acerca del deporte adaptado.   

Run for Bruno: Run for You

Por estos motivos, decidió fundar, junto a su entrenador y otro compañero, un club de atletismo inclusivo derivado de Run for Bruno: Run for You. El objetivo es que todas las personas encuentren su propio motivo para correr y lo hagan en cualquier condición. En el club corre gente de pie, sentada, con prótesis… Esto aporta, además del bienestar físico inherente al deporte, el bienestar emocional derivado de disfrutar en el ámbito deportivo de igual a igual, independientemente de las condiciones en las que lo hagas. 

Además, otra meta del club de atletismo es ayudar a las personas con movilidad reducida que quieren correr, pero no pueden porque carecen de información o recursos, a acceder a los materiales que necesitan. Como explican en la web de su proyecto de micromecenazgo, quieren «eliminar las barreras que impiden a las personas con movilidad reducida practicar deporte. Para ello lo primero es conseguir una silla de ruedas de atletismo. Su alto coste impide a la mayoría de las personas poder practicar deporte y eso supone una discriminación por motivo de su discapacidad».