Pueblos con un futuro sostenible para proteger el medioambiente

pueblos que brillan

Los pueblos son las raíces. Nuestro pasado y el de nuestras familias. Son reencuentros con la gente y con etapas felices de la vida. Y últimamente también son el lugar al que han vuelto muchas personas tras este año tan difícil, buscando una vida más cómoda, tranquila y sostenible.

Y es que hay futuro en nuestros pueblos. Un futuro que pasa por las energías limpias que están impulsando el crecimiento y el empleo en el mundo rural, a la vez que protegen el entorno. Aquí está la tierra, el sol y el viento que atrae las plantas de energía renovable que ayudan a evitar la despoblación. 

Bien lo saben en Puebla de Guzmán, dueños de una nueva riqueza que cambiará las perspectivas del mundo rural en España. Esta localidad de 3.000 habitantes en Huelva ha sido el escenario de un nuevo encuentro de ‘Pueblos que brillan’  junto a Iberdrola, dedicado en esta ocasión al Día Mundial del Medio Ambiente. 

Pueblos

Todos los asistentes pudieron disfrutar de un hermoso paisaje rural en el entorno de la ermita de la Virgen de la Peña. Se trata de un entorno espectacular desde el que se divisa el mayor parque eólico de Europa y una planta fotovoltaica, que han convertido a Puebla de Guzmán en un ejemplo de recuperación verde.

 

Pueblos como ejemplo de la recuperación verde

Durante el evento, conducido por la presentadora Rocío Feu, pudimos hablar sobre las perspectivas de futuro en el mundo rural, destacando especialmente la convivencia e integración de distintas profesiones y sectores productivos en el entorno rural.

En un día tan especial como el que vivimos ayer nos acompañaron el alcalde de Puebla de Guzmán, Antonio Beltrán, quien habló orgulloso de toda la comarca de Andévalo “como ejemplo de que la protección al medioambiente ha sido algo activo en los pueblos”. Asímismo, también se mostró orgulloso de que la localidad sea “un referente para los demás pueblos” y añadió: “Lo que estamos haciendo, lo estamos haciendo bien y tenemos que seguir potenciando el cuidado de la naturaleza”.

pueblos

Alfonso Velasco, técnico del parque eólico de Iberdrola y oriundo de la zona, explicó las ventajas de poder trabajar donde uno ha nacido y crecido en un proyecto que significa mucho para la comarca. “La creación del complejo eólico renovable de Andévalo -indicó- ha traído a los jóvenes de la zona una perspectiva de futuro”.

La revolución verde del mundo rural

También hubo tiempo durante el evento para hablar de la revolución verde que están viviendo los pueblos y de la necesaria colaboración de las energías limpias como la eólica o la solar con la agricultura y la ganadería tradicional. Antonio Teva, responsable de Tesela Natura, sabe mucho de esto, ya que su empresa comercializa miel procedente de una colmena. Hasta aquí todo sería normal, si no fuera porque dicha colmena se encuentra dentro del parque fotovoltaico de Iberdrola y cuenta con 8 millones de abejas.

Teva explicó que este proyecto nace desde “el aprovechamiento de los entornos donde se están utilizando energías renovables y limpias” y aseguró que ellos con este proyecto “están fomentando la biodiversidad”. pueblos

Puebla de Guzmán es un pueblo de tradición agrícola para el cual las energías renovables no han supuesto ningún inconveniente a la hora de seguir realizando sus actividades diarias. Ejemplo de ello es José Antonio Gonzálvez, el dueño del gran rebaño de ovejas y cabras que pastan tranquilamente junto al parque eólico, con la ayuda de hasta siete perros que vigilan  entre los paneles solares.

Un turismo sostenible sí es posible

Después de todo lo vivido estos últimos meses, una de las cosas de las que tenemos más ganas es de viajar. Encontrándonos en la provincia de Huelva, además de disfrutar de sus maravillosas playas, tampoco podemos olvidarnos de las Minas de Río Tinto, que han pasado de ser una instalación minera con un coste medioambiental alto a un modelo de reconversión hacia el turismo sostenible.

Como representante de la Función Museo Minero de Río Tinto contamos con la presencia de Saúl Narbona, que puso en valor “el parque minero como uno de los principales puntos turísticos” de la zona. Narbona expuso  “cómo es la fisionomía de la zona, de nuestra tierra”, así como una de las características más conocidas de las Minas del Río Tinto, su color: “explicamos por qué el río Tinto es rojo, porque la coloración es así a nivel científico”.