La importancia de la salud mental durante la pandemia

salud mental

Si echas la vista un año atrás puede que te sientas identificada con ciertos síntomas que indican que tu salud mental no ha sido del todo buena durante los meses de pandemia: estrés, ansiedad, angustia…

Un estudio realizado por el Club de Malasmadres y DKV Salud asegura que el 50% de las mujeres ha sufrido estrés y ansiedad durante los meses de confinamiento. A su vez, el 70% se ha sentido más triste, apática y desmotivada.

Según la presidenta del Club de Malasmadres, Laura Baena, la principal razón de angustia, que están padeciendo muchas mujeres, se debe a la sensación de no poder llegar a todo, seguida de la incertidumbre y el no poder hacer planes. 

Por otro lado, el principal obstáculo para autocuidarse corresponde al sentimiento de culpa por pensar que de esta manera se está restando tiempo para estar con la familia. 

El estudio también revela que las mujeres que practican ejercicio valoran el hecho de hacerlo en la naturaleza.

Las cifras pueden mejorar

La psicóloga que ha participado en este estudio, Patricia Ramírez, advierte de la necesidad de asumir la vulnerabilidad en este tipo de circunstancias acompañada de pedir ayuda lo antes posible, para poder salir adelante, y, por el contrario, no llegar hasta el final para autorresolver la situación.

La salud mental forma parte de la salud

La salud mental ha sido uno de los temas menos tratados durante la crisis de la COVID-19 pese a que todo el mundo iba acumulando síntomas

El estudio citado anteriormente revela que solo un 41% de las personas que ha necesitado ayuda externa para solucionar sus problemas de salud mental acudió a un especialista y que un 12% decidió automedicarse. 

Para poder gestionar este tipo de situaciones, en las que sentirse desconectado dificulta la posibilidad de llegar a sentirse autorrealizado y conseguir tus metas, es muy importante la comunicación

 

Dedicarse tiempo a uno mismo haciendo ejercicio y dormir bien. Mantener el contacto con seres queridos y seguir una alimentación sana son algunos de los consejos que puedes seguir para gestionar este tipo de situaciones. De lo contrario pueden repercutir negativamente en tus emociones y lo que es más importante, determinar tu estado de salud. 

Es imprescindible pedir ayuda, asumir que es hora de cuidarse y tomarse un respiro.