Otro 8 de marzo brillando por la mujer

mujeres

El 8 de marzo está relacionado con protestas y reivindicaciones feministas, camisetas moradas. También con consignas pidiendo igualdad y reclamando derechos que a nuestras antepasadas no les fueron concedidos. Este día tiene cada vez más repercusión entre las mujeres de todas las edades y también entre muchos hombres. Pero aún queda muchísimo trabajo por hacer, mucho camino que recorrer y muchísimo por lo que luchar. Todavía falta para que llegue el día en el que hombres y mujeres tengan de verdad los mismos derechos, las mismas oportunidades, las mismas responsabilidades. Ese día, todas estas reivindicaciones dejarán de ser necesarias.

¿Qué reivindican las mujeres exactamente este día? Tiene su origen a principios del siglo XIX, concretamente el 25 de marzo de 1911, cuando se desató un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York en el que murieron 149 personas. De estas, la mayoría de ellas mujeres que se encontraban en unas condiciones laborales lamentables. Aunque este fue el detonante, lo cierto es que ya se había producido un incendio similar tres años antes. Así, el 28 de febrero, 15.000 mujeres salieron a la calle para reivindicar mejoras salariales, reducción de la jornada laboral y el derecho a voto.

¿Por qué se escoge el día 8 de marzo cuando estos hechos surgen a finales de febrero o a finales de marzo? Se fija este día como Día de la Mujer porque fue un 8 de marzo de 1917 cuando, en el marco de los movimientos en pro de la paz durante la Primera Guerra Mundial, cuando las trabajadoras textiles de Petrogrado organizaron una huelga obrera que se sumó al movimiento popular que acabó con la monarquía en Rusia. 

Celebramos el II Encuentro de #MujeresDigitales

En Gente que Brilla, llevamos años sumándonos a este día con diferentes eventos, como el que tendrá lugar de manera online el próximo 11 de marzo a las 18:00h. En esta ocasión, II Encuentro de Mujeres Digitales contará con la presencia de la periodista Isabel Durán, que moderará el debate, Maví Nafría, Industry Manager en Google y co-directora de #lamremarkable en España, Laura de la Fuente, CEO de Snipped, Inés Arroyo, Fundadora y Directora Creativa en @laagam, Minerva Pérez, Consultora de Marketing y Co-fundadora de Assombrosa.es, Beatriz Crisóstomo, Responsable Global de Innovación de Iberdrola y María Álvarez de Linera, Directora de Talento, Cultura y Organización en ISDI.

Durante esta mesa redonda hablaremos de los retos con los que nos encontramos las mujeres. Debatiremos sobre el sentimiento de empoderamiento en el que todas contribuimos a diario. También charlaremos sobre las oportunidades reales que tenemos las mujeres de crecer en el mundo digital y cómo, poco a poco nos vamos abriendo camino.

Siempre al lado de mujeres brillantes

Además, un día tan especial como hoy, también queremos recordar a todas aquellas mujeres que han cambiado la Historia y han logrado que las mujeres de hoy en día tengan más y mejores oportunidades. Hablamos de mujeres que no tuvieron miedo a decir lo que pensaban, que reclamaron sus derechos. Que no se doblegaron a la sombra de un hombre cuando sabían que aquello que habían inventado era bueno y útil para la sociedad. Mujeres que se han dedicado a las matemáticas, a la medicina, a la ciencia, a la ingeniería o a las letras sin importarles lo que dijeran los demás.

Podríamos estar horas y horas hablando de mujeres brillantes que se merecen estar en este artículo. Sin embargo, vamos a centrarnos en cuatro para reivindicar su labor y sus contribuciones al feminismo de hoy en día.

Ada Lovelace fue la primera mujer programadora

Ada, era hija de la baronesa Annabella Noel-Byron y el poeta Lord Byron. Precisamente fue su madre quien le inculcó una educación basada en las ciencias y en las matemáticas.

Durante su adolescencia, en plena Revolución Industrial, se codeó con todos los avances científicos y tecnológicos que estaban teniendo lugar en Inglaterra. Todas estas influencias le ayudaron a desarrollar lo que hoy se conoce como el algoritmo informático para el que Ada tomó como ejemplo los números de Bernoulli para describir las operaciones que la máquina de Babbage tendría que realizar para calcularlos.

Dolores Aleu, la médica que habló de enfermedades de transmisión sexual

En la alta sociedad barcelonesa del siglo XIX, que una mujer hablase de enfermedades de transmisión sexual y que, además, alertase a sus propios hijos de los peligros de estas infecciones, era algo impensable. Incluso podría ir en contra la moral de aquella época.

Dolores estudió medicina en la Universidad de Barcelona, a donde en más de una ocasión tuvo que ir acompañada de escoltas que la protegiesen de las pedradas que recibía en la puerta. Aun así, logró ser la primera mujer licenciada en Medicina en España y se especializó en Ginecología y Pediatría. Entre sus grandes logros, además de la educación sexual que impartía entre sus clientas, también destaca que fue ella quien alertó de los peligros del corsé. Esta prenda tan de moda en la época, oprimía el tórax, dificultaba la respiración y la circulación y era el responsable de numerosos desmayos.

María Moliner, la mujer que escribió un diccionario

María Moliner, apenas necesita presentación. Durante años su diccionario ha estado presente en casi todos los hogares españoles. Además, ha sido testigo de las horas de estudio de los más jóvenes de la casa durante décadas.

Moliner fue lingüista, lexicógrafa, bibliotecaria en España en el siglo XX y una mujer adelantada a su tiempo. Tras 16 años de trabajo, en su casa, a la luz de las velas con un lápiz y una máquina de escribir portátil logró escribir el ‘Diccionario de Uso del Español’. Esta labor la compaginó con su trabajo como maestra de latín, matemáticas e Historia.

Margarita Salas, la científica que se abrió camino entre los hombres

Si hay una referencia científica en las que las niñas de hoy en día pueden y deben inspirarse ella es la asturiana Margarita Salas. Una mujer que se adentró en un mundo reservado solo para hombres y que se convirtió, gracias a su lucha y perseverancia, en una de las mayores científicas de nuestro país.

Desde muy joven se apasionó por la ciencia y esto le llevó a convertirse en bioquímica y pionera de la biología molecular, además la primera mujer científica con un lugar en la Real Academia de la Lengua.

Entre otros muchos logros, su mayor hito fue el descubrimiento de una técnica que permite amplificar las muestras más pequeñas de ADN en cantidades suficientes para hacer un análisis genómico completo. Algo que, en la actualidad, es la base de la genética moderna.