Muñecos inclusivos para todos

muñecos inclusivos

Donde hay niños, hay muñecos. Les gusta jugar con ellos e imitar el rol de cuidador que sus padres o profesores tienen con ellos. Les visten, les cambian, les cantan e incluso, si creen que es necesario, les regañan. Los niños aprenden por imitación y copian en su mundo todo lo que ven hacer o decir a los adultos.

Además, durante los primeros años de vida, el sentido de pertenencia e inclusión a un grupo es fundamental para su desarrollo. De ahí la importancia de que los niños y niñas se sientan identificados con sus juguetes. Ya son numerosas las marcas de juguetes que ofrecen muñecos con diferentes rasgos, mismo color de pelo, ojos, peinado, ropa o incluso muñecos a tamaño real para que los niños tengan un “mini yo” con el que jugar.

Sin embargo, hay cantidad de niños con características físicas diferentes que no encuentran esta identificación en ningún muñeco. Nos referimos a pequeños que necesitan audífonos, gafas de oxígeno, tienen labio leporino o tienen síndrome de Down.

Cada niño es un mundo y todos y cada uno de ellos son diferentes entre sí, y no solo en carácter sino también físicamente. Entonces, ¿por qué todos los muñecos son iguales?

Este planteamiento es lo que ha llevado a Clare Tawell a crear una colección de muñecos inclusivos con un sinfín de piezas diferentes con diferentes patologías con el fin de que todos puedan sentirse identificados con ellos, sin límites, normas o etiquetas.

Es difícil encontrar muñecos inclusivos para cada niño

Clare, vivió en primera persona lo complicado que es encontrar hoy en día un muñeco con una determinada característica física, y es que su propia hija tiene una discapacidad auditiva y no encontraba muñecos como ella.

Así, esta madre comenzó a crear muñecos inclusivos para que todos los niños con discapacidad se divirtieran jugando con juguetes como ellos. Se trata de muñecos completamente normales, pero ligeramente modificados con determinadas capacidades como pueden ser audífonos o cicatrices como la provocada de una operación cardiaca, por ejemplo.

Estos muñecos, por ahora, están siendo vendidos a través de Etsy y el dinero recaudado se utiliza para seguir ayudando a niños con este tipo de características.

Fondos para investigar este tipo de enfermedades

A raíz de este movimiento, con el que se han vendido más de 2.000 muñecos inclusivos, se ha creado la organización sin ánimo de lucro Bright Ears UK con la intención de recaudar fondos y ayudar a la investigación de este tipo de enfermedades.

La intención es que todos los niños y niñas que quieran jugar con muñecos lo puedan hacer con muñecos inclusivos que se parezcan a ellos, de manera que estos pequeños normalicen su condición y los demás niños aprendan también a normalizar los diferentes tipos de personas que existen.

Incluir diferentes condiciones en los rasgos característicos de los muñecos es una tendencia al alza actualmente. Sin ir más lejos, La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes ha seleccionado hace unos días como ‘Mejor juguete del 2020’ a una colección de muñecos con Síndrome de Down fabricada por Miniland, una empresa dedicada a la fabricación de juguetes asentada en Onil, Alicante.

Esta colección está compuesta por dos muñecas y dos muñecos con rasgos característicos del Síndrome de Down que además incluye muñecos con rasgos asiáticos, africanos o caucásicos, para que todos los niños, sean del país que sean, se sientan identificados.

El secreto, una vez más, para que los más pequeños vean con normalidad las diferentes condiciones físicas de los demás y que los adultos seamos los primeros en naturalizarlas.