Mujeres inventoras que han mejorado nuestra vida

Inventoras

Con el ajetreo del día a día no nos paramos a pensarlo pero todos, absolutamente todos, los aparatos que usamos y que seguramente hacen nuestro día a día más sencillo han sido inventados por alguien. Es decir, alguna persona en cualquier época pasada ha detectado una necesidad y su correspondiente solución basándose en ciencias como la física, la química o la mecánica. Sin embargo, otras muchas veces los inventos han surgido de la manera más casual e inocente sin ningún estudio científico o matemático.

Cada año, el 9 de noviembre, se celebra el Día del Inventor Internacional. Seguramente, a cualquiera de nosotros se nos ocurre un montón de nombres de inventores,  pero lo que muy pocas personas conocen es que este día se celebra en conmemoración a una mujer inventora: en memoria de Hedy Lamarr, que nacía el 9 de noviembre de 1914.

Hedy, también conocida por su enorme faceta como actriz, lo que realmente hace que su fecha de nacimiento sea digna de ser recordada es que esta inventora diseñó 50 años antes de su popularización, la red Wifi. Pero es que además creó un escudo antiaéreo e ideó un nuevo tipo de alas de aviones inspiradas en las formas anatómicas de los pájaros y los peces. ¡Un cerebro privilegiado! 

Inventoras a las que agradecer sus creaciones

Sin embargo, y por fortuna para todos nosotros, además de Hedy, en la Historia siempre ha habido mujeres inventoras que con sus aportaciones han hecho nuestro día a día más sencillo. Sin embargo, debido a la mentalidad de la época, muchas tuvieron que recurrir a sus maridos o hermanos para registrar la patente de sus inventos.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y ya es hora de darles a estas inventoras el lugar y el reconocimiento que merecen.

  • Comenzamos con, posiblemente la inventora y científica más reconocida de todos los tiempos: Marie Curie. Además de esposa del también científico Pierre Curie, con el que comparte el Premio Nobel de Física, Marie Curie descubrió el polonio y el radio. Además ganó el Premio Nobel en Química en 1991. Sin embargo, su invento más importante no es otro que el de la palabra radiactividad.
  • Posiblemente Lilian Moller no sea de las inventoras más conocidas, pero utilizamos sus inventos varias veces todos los días. Además de ser la primera psicóloga industrial, tuvo 12 hijos, por lo que tenía una visión muy amplia de lo que necesitaba un hogar. Es por ello que a Lilian le debemos el cubo de basura de pedal y los estantes de la nevera.
  • Efectivamente, los cascos militares o los chalecos antibalas no son inventos habituales en nuestro día a día, pero esto no quita que sean igualmente necesarios.  ¿Sabes quién los inventó? Sí, efectivamente una mujer polaca llamada Stephanie Kwolek, a la que le debemos la fibra Kevlar, un material fuerte, delgado y resistente con la que se fabrican estos artilugios.
  • A todos nos gusta tomarnos un café por la mañana bien filtrado y sin grumos, ¿verdad? Pues esto se lo debemos a la inventora Melitta Bentz, que facilitó, en 1908, el proceso de filtrado con los filtros de café antigrumos. Además, fue la precursora de lo que hoy conocemos como conciliación familiar, ya que trabajaba en una compañía que presumía de las excelentes condiciones en las que tenía a sus empleados (pagaba horas extras, daba vacaciones y no hacía trabajar los fines de semana).
  • Hay ocasiones en las que los inventos llegan de la forma más casual y necesaria. ¿Alguna vez has pensado cómo se circulaba antes de los limpiaparabrisas? Pues este aparato se lo debemos a la inventora Mary Anderson, quien un día de 1902 viajando en tranvía se percató de lo incómodo que era que este se tuviese que parar continuamente para despejar la nieve de las ventanillas y poder continuar el trayecto. Al llegar a casa, con la ayuda de un diseñador al que contrató, planteó el limpiaparabrisas; invento que Henry Ford incorporó a sus coches Ford.