Nieves García, una pionera que hace historia a lomos de Noray

Nieves García

Cuando pensamos en carreras de caballos, lo primero que se nos viene a la mente son muchos jockeys a lomos de grandes caballos y gente apostando, ¿verdad? Lo que muchas veces ignoramos es el gran esfuerzo que existe detrás de estos corredores que, lejos de lo que pueda parecer, dedican su vida a un deporte altamente arriesgado.

Hoy vamos a contaros la historia de Nieves García, una sevillana de 43 años que la semana pasada se convirtió en la primera jockey mujer en ganar un Gran Premio Duque de Albuquerque. Una jornada que coincidió con la apertura de la temporada de otoño en el Hipódromo de Madrid y que estamos seguros que jamás olvidará.

Este triunfo que culminó el pasado 13 de septiembre comenzó unos meses atrás, concretamente el 5 de julio, cuando la hispalense ya escribió una página nueva en la Historia al convertirse en la primera mujer en participar en el prestigioso Gran Premio de Madrid. Ahora escribe una más en la historia del turf femenino al ser la primera en ganar una carrera de categoría A. Un hito al que llegó a lomos de un caballo cuyo nombre recordará por siempre.

2016, su año más duro

Detrás de esta victoria se supone una vida de entrega y dedicación a las carreras de caballos pero, además, en el caso de Nieves nos encontramos también con una historia llena de fuerza de voluntad, valentía y, sobre todo, ganas de vivir.

Si la sevillana no olvidará septiembre de 2020 por su gran triunfo, seguro que tampoco será capaz de olvidar el año 2016, cuando la jockey tuvo que retirarse tras sufrir una dura caída mientras entrenaba, en la que los caballos le pasaron por encima y uno, incluso, llegó a pisarle la cara.

Como consecuencia de esta caída, Nieves García se rompió la órbita del ojo, perdió dos dientes, tuvo rota una encía y se golpeó la séptima vértebra, por lo que estuvo a punto de quedarse en silla en ruedas.

Logró perder el miedo

Después de una caída así y con todo el trabajo de recuperación que conlleva, muchos se retirarían y dejarían de montar a caballo para siempre, pero Nieves conoce el verdadero significado de pasión y amor por un deporte, por lo que no cejó en su empeño, recuperarse e incluso volver a montar superando sus miedos y también los de su familia: “Mi familia quería que dejara el deporte por el peligro que tenía” confiesa la jockey a los medios de comunicación.

Durante su recuperación, empezó a montar con miedo que, poco a poco, fue convirtiéndose en respeto hasta tenerlo superado del todo. Incluso ha conseguido volver a disfrutar “igual que antes” o incluso más, porque ahora conoce los verdaderos peligros de este deporte.

Nieves García es ya parte de una corta pero importante lista de mujeres que montan a caballo. Fue en 1974 cuando la amazona (jinete no profesional) Rocío Arango ganó la primera carrera entre mujeres en el hipódromo de Pineda.  Por otro lado, la primera mujer en hacerse jockey profesional fue María del Pilar Gómez, en el año 1982, demostrando, una vez más, que aunque sea difícil no hay nada que pare a las mujeres fuertes con pasión por el deporte.