Isabel Vila, la sexta mejor del mundo en carreras de drones

Un motor, un vehículo y un piloto. No hablamos ni de Moto GP ni de Fórmula 1, sino de drones. Las carreras de drones son un deporte que ha nacido hace cinco años y que poco a poco se va abriendo paso. Isabel Vila es la mejor piloto de drones en España, la sexta mejor del mundo. 

La deportista, de 44 años, empezó a pilotar drones hace tres años y, desde entonces, ha ido cultivando este deporte, todavía frecuentado por pocas mujeres. Confiesa que se sintió sobre todo al principio como un “bicho raro”, pero la tenacidad y la constancia de Thaisandnono, que es su nombre en las competiciones, la han llevado a conseguir metas que nunca antes hubiera imaginado.

Hace tres años, Isabel se inició en este deporte desde cero, ya que no tenía material para fabricar un dron. Sin saber nada de drones, se compró el primero como un auto regalo, por el que pagó tan solo 12 euros. Pero poco a poco fue consiguiendo todo lo que era necesario, además de dedicar muchas horas de práctica. 

“Un día encontré a un chico con un dron como el mío. Le comenté que quería competir y me introdujo en el equipo Kdroners

Isabel Vila padece sordera desde nacimiento, un hecho que no representa un gran obstáculo para ella, ya que afirma tener muchas facilidades con la comunicación. Pilotar drones es su pasión y su objetivo es entrenar para seguir luchando de cara a las próximas carreras.

Vila estudió un curso de Formación Profesional de Informática de gestión y un curso de Ciencias Físicas a través de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Desde hace 20 años, trabaja en el almacén de una tienda en Cornellà del Terri y compagina el trabajo con las 20 horas aproximadas de entrenamiento que dedica a la semana, además de los campeonatos. 

“Para entrenar normalmente voy a un campo o a un pequeño bosque, a unos 15 minutos de casa, contando con la autorización del propietario de la finca. Si entreno con los compañeros de mi equipo, voy a otros lugares de la provincia”

Trayectoria exitosa

Isabel explica que este deporte se puede comparar con otros de motor o velocidad, como el motociclismo o la Fórmula 1. Además, confiesa que no todas las competiciones son iguales. 

En el caso del Mundial de China, al que pudo acudir gracias a los resultados obtenidos en las Copas del Mundo de Sevilla e Italia, se realizaron tres rondas clasificatorias de tres vueltas cada una. De las seis vueltas totales, contabilizaban las tres vueltas más rápidas haciendo una media. En la competición asistieron cinco españoles y Vila quedó 84 de un total de 128 pilotos.

Su vida ha dado un vuelco en los últimos tres años y su objetivo ahora es seguir entrenando para participar en el próximo mundial. Ella pondrá todo su empeño: rodeada de drones y cargada de múltiples piezas.

“No sé qué haría sin esto. Soy más feliz que nunca”