Los héroes de esta crisis también son humanos

Ante la crisis sanitaria que vive el país a raíz del coronavirus COVID-19, muchos trabajadores siguen saliendo a la calle día a día a trabajar. 

El personal médico y administrativo de hospitales, clínicas y centros de salud; los cuerpos de seguridad; los agricultores y productores; los trabajadores de supermercados, del sector de la energía y del transporte; trabajadores que se dedican a la recogida de residuos; personal de limpieza; periodistas, cuidadores de ancianos, estanqueros… Todos ellos son indispensables para el buen funcionamiento de la sociedad, sobretodo ahora que la mayoría de la población se encuentra confinada.

Son héroes contra el coronavirus, que acuden a sus puestos de trabajo con guantes y con mascarilla. Todos unidos, representan a los verdaderos héroes del país, que con esfuerzo, compromiso, dedicación y, sobretodo, cumpliendo con todas las medidas de salud, lo siguen dando todo por mantenernos unidos y fuertes en tiempos de crisis.

Cada día, solos y en equipo, luchan y se sobreponen al desgaste diario de hacer frente a la gravedad de la pandemia. Lo hacen con profesionalidad y con el corazón, porque cuando las fuerzas flaquean siempre hay una sonrisa detrás de las mascarillas.

Sin embargo, los héroes también se contagian. Muchos de ellos deciden aislarse de sus familias voluntariamente por miedo a infectarlas. Muchas familias viven separadas en esta situación, aunque algunas se ven a través de una ventana o gracias a las videollamadas desde un teléfono móvil.

Sanitarios que están en primera línea de batalla atendiendo a personas contagiadas; taxistas que mantienen su servicio a pesar de que su facturación ha bajado muchísimo; dependientes de supermercados que no han dejado de atender a sus clientes ni un solo día aunque tengan que ocultar sus rostros tras mascarillas; panaderos que han visto mermados sus ingresos por la caída de ventas en los bares, pero que siguen amasando pan a diario para abastecer a los domicilios; voluntarios que llevan la compra cada día a personas mayores aisladas en sus casas para que no tengan que salir; policías que se está encargando de hacer cumplir las normas del estado de alarma

Sus historias representan a las de todos aquellos trabajadores que en estas horas de aislamiento domiciliario tienen que salir a la calle cada día por todos y para garantizar unos servicios mínimos. Personas que dan la cara para salir cuanto antes de esta crisis y que, además, tratan de sobrevivir económicamente durante el parón.

Cuando a las 20:00 salgamos a los balcones para aplaudir la gran labor de los sanitarios de este país contra el coronavirus, debemos hacerlo con más fuerza cada tarde. Y recordemos, aplaudir y dedicar nuestro homenaje para otros héroes sin capa, que siguen saliendo a la calle día a día para ayudarnos a frenar esta pandemia.

#EsteVirusLoParamosUnidos