El futuro de la vacuna del VIH tiene nombre de mujer

VIH

Es posible que más de una vez te hayas planteado cuáles son las caras que hay tras la investigación que pretende encontrar una cura definitiva para acabar con el VIH. Pues bien, Linda-Gail Bekker es una de las mujeres que más están luchando para conseguir una vacuna que ayude a terminar con el SIDA (Síndrome de la Inmunodeficiencia Adquirida) y lograr la salud de tantas personas.

¿Qué es el SIDA y cuál es la diferencia con el VIH?

Muchas veces confundimos estos dos términos tan relacionados entre sí. Seguro que has escuchado hablar de ellos en infinidad de ocasiones y quizá no conozcas la diferencia exacta entre ellos. Pues bien, el VIH es un virus que recibe el nombre de Virus de la Inmunodeficiencia Humana, de ahí sus siglas. Sin embargo, hay algunas personas que pueden tener el virus y no estar enfermas. En este caso, no hablaríamos de la enfermedad del SIDA.

El SIDA aparece cuando el virus llega a afectar a las personas a un nivel que les impide tener un sistema inmunitario activo y que luche frente a este y a otros microorganismos o enfermedades. Por eso, se habla de que estas personas son inmunodeprimidas o inmunodeficientes.

Cada virus es diferente y algunos tan conocidos como el de la gripe pueden ser fácilmente eliminados por nuestros sistema inmune. Sin embargo, el VIH cambia constantemente y muta, además de utilizar los propios mecanismos de nuestro organismo para reproducirse. Esto es, según Linda-Gail Bekker y el resto de expertos, el principal escollo para la consecución de una vacuna definitiva.

Linda-Gail Bekker: una figura clave en Medicina

La vacuna del VIH se resiste, pero esta profesora de Medicina de Sudáfrica tiene claro que la ciencia puede encontrar la solución necesaria y por eso no cesa en sus investigaciones. 

Actualmente, ella apuesta por su labor investigadora, pero también confía en que la educación puede ayudarnos a vencer esta terrible enfermedad. Si explicamos debidamente las vías de contagio a las personas y cómo puede prevenirse la transmisión del virus durante las relaciones sexuales, Linda asegura que tenemos gran parte del terreno ganada.

Además, con las voces que dicen que el hecho de conseguir la vacuna puede eliminar el empleo de preservativos para prevenir otras enfermedades, esta científica no está de acuerdo. Ella cree que los fármacos que se administran a colectivos de riesgo para prevenir la aparición del SIDA son fundamentales y que la vacuna no interferiría negativamente en este aspecto. De aquí se deriva precisamente la necesidad de educar y concienciar a la población.

No obstante, sigue confiando en la creación de la vacuna, en especial durante sus últimos ensayos. Seguro que te agradará saber que actualmente se están siguiendo tres líneas de investigación con enfoques totalmente distintos, algo bastante exclusivo en la investigación clínica. 

Eso sí, esta médica incita también a la colaboración de la investigación pública y el sector privado porque, seamos realistas, todos tenemos que aportar nuestro granito de arena para lograr un objetivo tan importante como la erradicación del SIDA.

En resumen, es cierto que las investigaciones son complejas y que aún estamos ante la punta del iceberg, pero no es tan descabellado pensar que la vacuna contra el VIH está más cerca que nunca. Y parece ser que una de las científicas que apuntan con más dirección hacia este objetivo es, sin duda, Linda-Gail Bekker     

¿Por qué no? Quizá esta vacuna tan ansiada tenga la firma de una mujer.