Ainhoa Hernández: una «guerrera» de plata

balonmano
Foto / RFEBM

Nuestra  protagonista  es  una  mujer  que  ha  luchado  por  su  sueño,  el  balonmano. Ainhoa  Hernández  nació   en   Barakaldo,   un   municipio   situado   en   Vizcaya. Empezó en la División de Honor con el Zuazo, y de ahí en adelante demostró su gran potencial en este deporte. Es una de las máximas goleadoras, ya que gracias a sus 120 goles situó a su equipo en quinto lugar durante gran parte de la temporada.

Su gran papel en el equipo de balonmano

Hace  unos  años  Ainhoa  no  pasaba  por  su  mejor  época  en  la  vida.  Se  sentía  mal  consigo  misma  y  estaba  atravesando  un  gran  bajón  anímico.  Sin  embargo,  llegó  un  nuevo  técnico  a su  club  de  balonmano, El Zuazo, que le enseñó a ver las cosas de una forma mucho más positiva.

Gracias a esta persona, Ainhoa logró salir del pozo. Es una mujer con una gran vocación por este deporte y lo demuestra cada día de muchas formas.   Por  ejemplo, cuanto  más  largo  se  presente  el  partido,  más  minutos  querrá  participar  en  él.

También se le da muy bien jugar en los seis metros; tanto es así que muchas veces a las jugadoras del equipo  contrario  se  les  hace  difícil  poder  defender  esa  zona.  Por  esto  y  mil  cualidades  más, sus compañeras la eligieron capitana del equipo. Y no debe extrañarnos, pues es una gran líder. La decisión de sus compañeras le dio un poco de miedo, ya que recaería mucha responsabilidad sobre ella, pero lo ha llevado con categoría.

Final de balonmano España – Holanda

“Las Guerreras” cayeron en el partido clave, pero cada integrante de la selección demostró el suficiente pundonor como para estar bien orgullosas de ellas mismas. Ainhoa  Hernández  protagonizó  la  jugada  decisiva, cortando el saque de la portera, que dejaba sola a su compañera para anotar el tanto definitivo. Quedaban pocos segundos y el partido estaba empatado.

Pero la colegiada privó a España de lograr este Mundial, considerando la jugada de Ainhoa como una infracción y concediendo a Holanda un penalti en la última jugada del partido. Ainhoa y todos los aficionados españoles al balonmano consideran que realizó la jugada dentro del reglamento establecido. Mantienen que robó la pelota de una forma legal, pero desgraciadamente los árbitros le sacaron tarjeta roja, expulsando a nuestra campeona. Holanda anotó desde los siete metros y España se tuvo que conformar con la plata.

Lo que podemos aprender de Ainhoa Hernández

Muchas veces, las  cosas  no  salen  como  las  planeamos,  aunque  lo  hagamos  con  las  mejores  intenciones posibles (como en este caso). No por ello hay que desistir de nuestros sueños, ambiciones y metas, ni tampoco agachar la cabeza ante los errores cometidos.

Hay  que  luchar  cada  día  un  poquito  por  acercarnos  a  ellos,  y  estar  orgullosas  de  las  acciones  que  realizamos  para  poder  conseguirlos.  Así  lo  ha  estado  haciendo  Ainhoa  durante  toda  su  carrera  deportiva  en  el  balonmano,  demostrando  diariamente que  es  una  gran  jugadora.

balonmano
Fuente: Athletic Club

Gracias  a  su  constancia  y  esfuerzo  ha  conseguido  llegar  a  ser capitana,  liderando  a  su equipo  de  una  manera  maravillosa y obteniendo el reconocimiento de todos los amantes del deporte en España, que vibramos esa mañana con la garra de Ainhoa y todo el equipo. El pasado domingo fue homenajeada nada menos que en San Mamés, ante más de 30.000 personas que acudieron a ver el Athletic en su partido de la Primera Iberdrola ante el Barça Femení.