‘Luces de Esperanza’, energía eléctrica para todos

0
106
luces de esperanza

En México, alrededor de siete millones de personas viven en pueblos aislados, con carencias en servicios básicos, entre ellos la electricidad.

Iberdrola México, en alianza con Iluméxico, ha intentado dar solución a este problema en zonas donde no han tenido luz en los últimos 25 años. Un proyecto en el que muchas personas han aportado su granito de arena, y en el que entre 2019 y 2024 se destinarán 30 millones de pesos.

La idea es instalar paneles solares en viviendas, escuelas, centros de salud y espacios comunitarios en beneficio de 6.000 personas y más de 30 comunidades. Una iniciativa que impulsará tanto las actividades productivas como la mejora de otros aspectos de la zona geográfica afectada. ¿Su nombre? ‘Luces de Esperanza’.

luces de esperanza

¿A qué zona afectará este proyecto y quien participará?

‘Luces de Esperanza’ llevará energía eléctrica a 30 comunidades rurales en la Huasteca Potosina, en esta primera fase, el lugar beneficiado será Tamazunchale.

Esta ciudad se encuentra en la parte sur del estado y presenta elevaciones montañosas y amplia vegetación de múltiples y variados colores. La presencia de grupos indígenas allí es muy elevada y su economía está basada en el comercio local y foráneo.

En su primera fase, el proyecto contará con la participación del Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), agencia integradora de los Objetivos
de Desarrollo Sostenible (ODS) para acompañar el avance de los resultados del
proyecto y documentar la contribución al logro de la Agenda 2030.

Un proyecto que existe gracias a la coinversión entre CFE (Comisión Federal de Electricidad) e Iberdrola.

¡Una ilusión compartida y un futuro prometedor!

Mario dejará de trabajar con velas y su anciana vecina comenzará una nueva etapa vital “ahora podré leer mi biblia, escuchar la radio y disfrutar de la música que tanto me alegra el día”- comparte con una gran sonrisa en la boca.
Y es que según cuenta Manuel Argüelles, gerente de la central de Tamazunchale, desde el primer momento todos y cada uno de los involucrados viven enamorados de esta iniciativa y están deseando poder ver los avances. “ Soñamos con el momento en que los paneles solares para iluminar las viviendas donde hasta ahora no había acceso a la energía estén listos” asegura Manuel.

luces de esperanza

Manuel Butrón, coordinador de la gestión de seguridad, salud y medio ambiente de la central de Tamazunchale, comparte emocionado que, tras entrevistar a la gente de la zona, se da cuenta de que realmente esto era una necesidad. Y ver que empresas como Iberdrola miran de frente y con soluciones la compleja situación, le llena de orgullo. “Estar cerca y ver cómo se lleva a cabo el proyecto para mejorar la calidad de vida de la gente me hace sentir realmente dichoso”, comparte Manuel.

Y no solo la suya, la reacción del resto de la comunidad ha sido realmente emocionante. Algunos de los beneficiados por este proyecto llevan 25 años con la fe de tener algún servicio de electricidad en sus viviendas y ahora el sueño se ha hecho realidad.

Se ha encendido una luz, la Luz de la Esperanza. Y en la puerta de todas estas viviendas de pronto hay un cartel que reza: “Este hogar ahora está iluminado”.