María Jóver Carrión, la juez que abrió camino a las mujeres que querían ser magistradas

0
2360
juez

Que todavía quedan muchas profesiones con un gran sesgo masculino y con un acceso más complicado para las mujeres es, desgraciadamente, una realidad. Sí, en pleno siglo XXI.

La judicatura es una de las carreras en las que las mujeres aún tienen que demostrar doblemente su valía y les cuesta mucho más que a los hombres hacerse un hueco. Sin embargo, esto está cambiando gracias a mujeres pioneras como María Jóver Carrión, la primera mujer que consiguió ser juez en España.

Su camino, como el de otras tantas, no ha sido sencillo. Nacida en la España de 1943, muy pocos creyeron que su destino iba a estar en los juzgados. La sociedad y mentalidad de esa época, inmersa en una dictadura, tenía otros planes para ella. 

Juez por vocación

Sin embargo, aquí la vocación juega un papel muy importante y María la tenía. Criada en una familia de abogados en Murcia, con lo primero que tuvo que luchar fue con la prohibición de la dictadura franquista al acceso de mujeres a la carrera judicial, vigente hasta 1966.  

Así, María se convirtió en 1972, y con tan solo 28 años, en la primera mujer juez (como ha afirmado en muchas ocasiones que quiere ser nombrada, en lugar de jueza) de distrito de España, cuerpo que existió hasta 1981.

Este hecho fue tan relevante para la sociedad de la época que incluso se publicó en periódicos tan reconocidos como el diario ‘Pueblo’ o el Semanario ‘Hora del lunes’.

“Yo quiero hablar con un juez”

Si ahora muchas mujeres se ven menospreciadas en sus trabajos, en los primeros años de transición esto era una constante con la que estas pioneras tenían que lidiar en su día a día.

Por ejemplo, en más de una ocasión, María tuvo que aguantar comentarios machistas cuando hacía su trabajo tales como “¡Yo he venido a hablar con un juez, no con una mujer!”. Ella simulaba no oír estos comentarios y nunca olvidará las caras de estupefacción de los guardias civiles cuando se presentaba al levantamiento de un cadáver. Ellos esperaban a un hombre, no a una mujer de 28 años, atractiva y moderna.

Fue en 2013, con 70 años y con una carrera brillante a sus espaldas, cuando María tomó la decisión de jubilarse para dedicarse a otra de sus grandes pasiones: el golf. 41 años de ejercicio profesional ininterrumpido y 11 destinos quedaban atrás para servir de inspiración a todas aquellas mujeres a las que alguna vez les dijeron- o les dicen- que no pueden llegar a ser lo que siempre han querido ser, ya sea abogado, juez, científica, música o médico.

Tres mujeres contemporáneas y pioneras

Sin embargo, aunque Jóver ha sido la juez con más antigüedad, la primera en aprobar unas oposiciones a juez de primera instancia fue Josefina Triguero Agudo, en diciembre de 1977, ejerciendo posteriormente en juzgados de San Sebastián, Barcelona y Madrid.

Y un poco antes, en 1977, fue Belén del Valle la primera mujer en aprobar las oposiciones a la fiscalía. Como anécdota, cabe destacar que estuvo a punto de estudiar las oposiciones a juez pero finalmente eligió otro camino.