Ana María Martínez Sagi, historia de una poeta deportista

0
718

Ana María Martínez Sagi fue una mujer excepcional. Sus pensamientos, guiados por la rebeldía contra lo convencional y lo tradicional, la llevaron, en los años 30, a ser una figura pionera en el atletismo, la literatura y el periodismo y, además, en el activismo a favor de la reivindicación de los derechos de las mujeres.

La figura de Ana María Martínez Sagi, primera mujer que ejerció un puesto en la directiva del Barça, sigue muy presente en la actualidad. Hace unos días se presentó el libro ‘Ana María Sagi. La voz sola’, en el Saló dels Miralls del Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

‘La voz sola’ es una antología con algunos de los trabajos desconocidos de Ana María Sagi

Esta obra, elaborada por Juan Manuel de Prada, ofrece de forma inédita poemas y otros artículos que la propia Sagi le entregó al autor.

Se trata de una antología con algunos de aquellos trabajos desconocidos de quien fue poeta, deportista, corresponsal de guerra, feminista pionera y exiliada, editada en la colección Obra Fundamental de la Fundación Banco Santander.

Ana María pidió a Juan Manuel de Prada que publicara la obra cuando hubieran pasado 15 o 20 años desde su muerte. Lo hizo para evitar cualquier daño a los descendientes directos de Elisabeth Mulder, su amante durante los años 30.

El escritor recompone la historia de la soledad de Sagi en el completo prólogo,  ‘Un laberinto de presencias’, y narra cómo llegó a ser una mujer nonagenaria, perdida en la localidad de Moià (Barcelona).

Ana María pidió que se publicara su obra cuando hubieran pasado 15 o 20 años desde su muerte

En ‘La voz sola’ se han incluido poemas hasta ahora desconocidos de la catalana, además de los versos de sus poemas escritos en su lengua original: Infinit o Estiu. Poemas que dejaban asomar ya su inclinación lésbica y el amor por su musa de toda la vida: Elisabeth Mulder.

Junto al impacto poético que tuvo, también fue considerable su actividad deportiva en Cataluña. En 1935 se convirtió en la primera mujer en la historia en entrar en la directiva de un club de fútbol, en este caso la  del Barcelona.

Además, destacó en variadas disciplinas deportivas, llegando a obtener una medalla de oro en lanzamiento de jabalina en el primer Campeonato Nacional de Atletismo femenino, en 1931.

Ana María Sagi fue la primera mujer en la historia que presidió un club de fútbol

Fue una figura polifacética que combinó sus gestas deportivas con la aventura de la corresponsalía en la Guerra Civil. Realizó crónicas sobre la lucha por los derechos y la libertad de la mujer en la sociedad española. 

Al acabar, no volvió a su puesto, donde ya había sido catalogada como roja. Emprendió el exilio hacia Francia, donde durmió en los parques, trabajó como dependienta en una pescadería en Chatres, ingresó en la resistencia y fue perseguida por la Gestapo.

Salvé a muchos judíos y franceses. Siempre fue algo voluntario. Lo hice porque quise hacerlo.

A su regreso a España, en 1977, decidió recluirse en la localidad de Moià. «Decidió enterrar su voz, encerrada con sus recuerdos póstumos, abrazada al espectro de un amor lejano», menciona De Prada. Ana María murió en una residencia de ancianos en el olvido más absoluto de su obra y su vida.

Hoy recuperamos su obra y su figura, para que no caiga en el olvido y sea recordada como una mujer valiente, pionera del feminismo en España, y que no dejó de destacar en muchos ámbitos a lo largo de su vida.