El Doctor Cavadas, una vida dedicada a los demás

0
1339

Le conocen, a su pesar, como el Doctor Milagro. El protagonista de hoy es un médico de fortuna y prestigio que llevó a cabo, entre otras muchas intervenciones, el primer trasplante de cara en España y el octavo en el mundo.

Pedro Cavadas, un hombre que renuncia al lujo y a la ostentación de una vida de gran nivel, para pasar a la humildad y el altruismo, ayudando con su profesión a miles de personas alrededor del mundo y dejando todo para ir a operar a los lugares más desfavorecidos del planeta.

Su historia es realmente apasionante y, su humanidad, digna de mención. Un cirujano plástico que se da cuenta de la importancia de la causa humanitaria y la cooperación y no duda en emprender su propia aventura. ¿Por qué no visitar otras zonas del mundo y aportar su granito de arena? ¿Por qué no invertir su tiempo en algo realmente útil y gratificante?

UN ÁNGEL DE LA GUARDA PARA LOS MÁS DESFAVORECIDOS

Su carrera como médico se caracteriza por aceptar casos imposibles: manos, brazos y piernas que precisan de una intervención muy compleja o historias como el primer trasplante de cara que mencionamos anteriormente, perdiendo a su paciente en el intento de salvarle la vida.

Más de 1.500 operaciones al año y no le tiembla el pulso para, en su tiempo libre, desarrollar su proyecto en países donde el desafío es indiscutible y los medios inexistentes.

“¿Qué le mueve a llevar esta ardua tarea?” – le preguntan en las últimas entrevistas realizadas en medios televisivos, donde aparece con un talante serio y convincente.

Ésa es su vida y no piensa renunciar a ella porque le hace feliz, a pesar de las múltiples adversidades a las que se enfrenta, y eso es lo que nos transmite con su lenguaje no verbal y su aparente tranquilidad y seguridad personal.

“Si puedo y tengo los medios, lo considero prácticamente una obligación para con el mundo”, declara confiado y con absoluta determinación.

Pedro Cavadas rara vez da un NO por respuesta, aunque reconoce que ser pionero en algo es arriesgado y complejo. Se atreve con los retos que le depara la vida y pone todo su esfuerzo, dedicación y cariño en cada uno de los casos que trata a diario.

“Me genera mucho estrés y el desafío pasa por ser consciente de que hay riesgos y tragedias inevitables. Pero si pones todo de tu parte, si haces las tareas y cumples con tu cometido, debes aceptar con humildad que la vida es una rifa y no todo está bajo nuestro control”, confiesa.

“Lo que sí es cierto, es que es importante en casos complejos, fusionar las bases sólidas con técnicas creativas. La especialidad quirúrgica es un aprendizaje diario…”, reconoce.

UNA LABOR PARA LA HUMANIDAD

Así, este médico no para de creer y crear proyectos a través de una fundación que lleva su nombre y que él mismo financia prácticamente en su totalidad. La razón: no quiere dejar nada a manos de fondos que en cualquier momento podrían negarle todo, dejando a medias procesos de gran responsabilidad.

Pedro Cavadas, el Doctor Milagro, es un ejemplo más en la medicina de alguien que hace de su profesión su gran pasión, procurando un impacto positivo en las sociedades más desfavorecidas y dando solución a los casos más difíciles de cirugía a nivel nacional e internacional, siendo, en ocasiones, la última esperanza para muchos pacientes.