La cerveza no es solo una bebida para hombres

0
217

La cerveza es una de las bebidas más antigua de la humanidad. De hecho, probablemente, se fermentaba antes de la primera cocción de pan y ciertamente antes de la aparición del vino. Y es que se tienen noticias de este brebaje desde los tiempos de Sumeria y Babilonia pero, ¿Quién producía en origen este brebaje?

Es un dato curioso y desconocido por muchos, pero lo cierto es que tiene mucho sentido que las mujeres y la cerveza estén ligadas en tiempos antiguos. Y es que siempre fueron ellas las que se encargaron del hogar y del manejo de los alimentos, y de todo lo que concierne a la vida diaria común en las sociedades. Siendo así, tendría mucha lógica que fueran ellas las encargadas de fabricar esta bebida tan importante para el colectivo.

Tiene mucho sentido que las mujeres y la cerveza estén ligadas en tiempos antiguos, siempre fueron ellas las que se encargaron del hogar y del manejo de los alimentos

Pasamos a la edad media y encontramos lo mismo, mujeres en calderos, ollas enormes que movían y mezclaban en sus casas. De ahí, y solo el excedente, se vendía en mercados comunes o en su propio hogar, donde recibían a sus compradores.

Y hasta aquí todo siguió su curso, pero llego la época de comerciantes y esta vez, fueron los hombres los que vieron las bondades lucrativas de esta bebida. Así, se empezó a relacionar más la cerveza con el género masculino, relación que ha llegado a nuestros días.

Llego la época de comerciantes y se empezó a relacionar más la cerveza con el género masculino, relación que ha llegado a nuestros días

La industrialización hizo que todo quedara en manos de los hombres, pero esto no siempre fue así, y tal vez la imagen de los vikingos con sus enormes tarros de cerveza es solo una parte de la historia.

LAS MUJERES TAMBIÉN SON CERVECERAS

Actualmente, y para el cien por cien de las mujeres, la cerveza no es una bebida de hombres o de mujeres sino que “es cosa de ambos”. Sin embargo, el 76% de las mujeres afirma que cuando pide una cerveza y su acompañante masculino un refresco, le sirven el refresco a ella.

Es un dato que corresponde a Mujeres Cerveceras: desmostando mitos y leyendas, un informe basado en los resultados obtenidos en una encuesta realizada a 300 mujeres de entre 20 y 50 años en España. Estudio que ha sido impulsado por Ambar, empresa cervecera zaragozana que ha querido analizar el consumo de cerveza por parte de las mujeres.

En términos generales, la consumidora de cerveza prefiere la cerveza rubia tradicional, según afirma el 56% por ciento de las encuestadas. De hecho, propuestas como la cerveza con limón o la 0’0  solamente son las favoritas de la minoría, en concreto, en el caso de la sin alcohol, tan solo un 2%.

La consumidora de cerveza prefiere la cerveza rubia tradicional

La mayoría de las mujeres toma cerveza porque le gusta su sabor (56 %) o porque le resulta más apetecible que otras bebidas (34 %). Y cuando la bebe, la disfruta tomándola directamente de la botella (45 %). Solamente el 18 % la consume siempre servida en copa. En cuanto al momento de consumo, el 46% la prefiere por la tarde, “de terraceo”, mientras que al 26 % le gusta tomarla como aperitivo.

Por lo que como podemos ver a través de este informe y los registros históricos, la mujer ha estado siempre muy ligada a este néctar que una vez fue considerado para  dioses. Clichés impuestos, arraigos culturales o incluso machismos han intentado sin éxito desvincular a las mujeres de las espumosas. Ellas seguirán pidiendo cerveza