Salma Paralluelo, la nueva sensación del deporte femenino

0
437
Salma Paralluelo

Apenas ha cumplido 15 años y ya ha hecho historia como deportista y como mujer. Salma Paralluelo protagoniza titulares por su sorprendente recorrido hasta ahora en el mundo del deporte y se ha hecho hueco con fuerza y elegancia entre la élite.

Salma no solo destaca en atletismo, su destreza se divide entre la hierba y el tartán. Y es que, a pesar de que la mayoría la conozcamos como la gran promesa del atletismo, el balón también es su pasión y, entre sus sueños, aparece el de ganar un Mundial con La Roja.

Actual campeona del mundo con la selección sub17, ha demostrado ser una atleta sin límites. Salma atesora más de 200 trofeos a su corta edad. Más aún, ha conseguido el récord de España sub20 y la mejor marca sub18 en 400 metros.

Dicen los que la conocen y la siguen en los distintos ámbitos deportivos, que tiene grandes posibilidades y que es una gran promesa.

Su día a día no es fácil, pero ella no lo cambiaría por nada. Desde pequeña las muñecas fueron invisibles a sus ojos, le gustaba correr, jugar al fútbol con sus hermanos en el parque y hacer carreras sin descanso. Así, esta aragonesa ganó su primera carrera de atletismo con solo seis años y, desde entonces, no ha parado de competir.

Ha estado muy centrada como atleta y parece que su vida iba encaminada a ese entorno, hasta que un día le dijo a su padre: “yo quiero ser futbolista”. Y así, ahora combina ambos deseos con mucha disciplina y constancia.

PASIÓN, TRABAJO Y SACRIFICIO

Se levanta por rutina a las seis de la mañana con la idea de hacer sus deberes y estar al día en sus tareas escolares, para luego marchar a largos entrenamientos que requieren de mucha entrega y constancia. Es duro, pero Salma comparte que se siente muy ayudada y apoyada por sus amigas y compañeras, que le ayudan y facilitan el ámbito académico todo lo que pueden. Además, su padre ejerce de mano derecha y se encarga de horarios y dieta. Así, Salma está más tranquila y puede vivir su día a día con entusiasmo y sin estrés.

El sacrificio para estar en plenitud en las dos actividades deportivas es muy alto, así, lunes, miércoles y viernes los dedica de lleno al fútbol. Martes y jueves son para el atletismo y, en ambos casos, le lleva prácticamente todo el día aferrarse a sus dos sueños.

Pero todo esfuerzo parece haber merecido la pena, pues medallas, reconocimientos y trofeos hablan por sí solos. Esta niña prodigio compite al máximo nivel en dos deportes con resultados extraordinarios. Vemos cómo traslada su talento atlético sobre la pista de una forma excelente al césped, donde aparece con la misma rapidez, estilo y destreza para derribar a todo rival que se le ponga en el camino y para llegar a la meta con el objetivo de seguir siendo una campeona.