Cómo hacer propósitos de Año Nuevo (para cumplirlos)

0
264

Aprender inglés, ponerse en forma, hacer un viaje que siempre has soñado… ¿Cuántos buenos propósitos para el 2019 te has planteado? Seguramente alguno que otro se te haya pasado por la cabeza con la mejor de las intenciones, pero siempre sobrevuela otro pensamiento por la cabeza: ¿seré capaz de cumplirlo?

El maestro de la filosofía clásica, Séneca, dijo que “si un hombre no sabe qué puerto busca, cualquier viento es bueno”. ¡Y cuánta razón tenía! Para poder superar barreras y conseguir grandes cosas en la vida, lo primero que hace falta es saber marcarse unos objetivos que cumplir. Ya sea alguna cosa que siempre se ha querido para nosotros mismos, para mejorar la sociedad o simplemente por placer.

Para cumplir los propósitos de Año Nuevo es necesario saber qué objetivos marcarse y cómo vamos a lograrlos

Sin embargo, suele ocurrir que, tras enumerar los nuevos propósitos para el año que ha entrado, se nos vengan a la mente frases tipo: “No lo voy a conseguir”, “Bueno, por intentarlo”… Puede que la negatividad nuble tu cabeza y por eso te dejamos unos consejos para que este año sea diferente y logres aquello que te propones.

¿Por qué nos ponemos barreras cuando queremos conseguir algo? Cuando somos conscientes de que ante cualquier logro existe un riesgo de fracasar, nos inunda una sensación de frustración e impotencia y puede que acabemos creyendo que nunca seremos capaces de lograr lo que nos proponemos. Pero en realidad, lo que necesitamos es saber cómo hacernos propuestas a nosotros mismos y cuando fallamos, aprender de ello y no culparnos.

CONSEJOS PARA CUMPLIR LOS BUENOS PROPOSITOS PARA 2019

Para poder cumplir los buenos propósitos que te has marcado para el 2019, desde Gente que Brilla te dejamos unos sencillos tips. Así, tus objetivos se convertirán en algo más tangible y alcanzable. ¡Toma nota!

  • Establece tus prioridades. Si llevas tiempo elaborando propuestas que no suponen una verdadera motivación para ti mismo, quizá sea el momento de sentarte a plantear qué es lo que realmente quieres conseguir. Toma un papel y un lápiz y haz una lista con todo aquello que quieres. Dejar de fumar, aprender a montar en bici, viajar a Canarias… ¡Lo que quieras! Luego, ordénalos por orden de relevancia marcando con un lápiz de otro color en la parte izquierda. ¡Equilicuá! Ahora ya sabes lo que quieres. Los tres primeros son los que deben tener tu foco principal, el resto… en verano puedes volver a echarles un vistazo y plantearte cumplirlos también.
  • No grandes guerras, sino pequeñas batallas. Por supuesto, tus metas pueden ser grandes e incluso de enorme significado emocional. Pero plantearte una meta que pueda resultar inalcanzable es sin duda un error, y más común de lo habitual. Charles Duhigg, autor de ‘El poder de los hábitos’, conoce muy bien cómo guiar el comportamiento para lograr estos buenos cambios que deseamos. Él afirma que “es mucho más importante antes que establecer un objetivo lejano, como correr una maratón, establecer objetivos concretos, planes para poder comenzar de inmediato”. Por ejemplo, correr 3 veces a la semana.
  • Fija tus facilidades. Si te has propuesto un cambio en tu vida, trata de conseguirlo con las mayores facilidades posibles. Si lo que quieres conseguir es ponerte en forma, aunque creas que apuntarte a un gimnasio muy cool que está a las afueras de la ciudad es una buena idea, te equivocas. Póntelo fácil y apúntate al gimnasio de tu barrio, que además de darte un trato más cercano y personal, te motivará para ir cada vez con mayor asiduidad.
  • No seas demasiado duro contigo mismo. “El mayor obstáculo para conseguir nuevos hábitos es la autocrítica”, afirma la psicóloga Jessamy Hibberd. La autocrítica es positiva en su justa medida, pero el exceso se relaciona con una pérdida de motivación y un peor autocontrol en contraste con aquellos que son amables con ellos mismos.
  • Lleva tu propio seguimiento. Es importante mantener un control sobre los avances y las pequeñas metas que nos hemos establecido. Hazte de una agenda o un calendario donde puedas ir anotando aquellas pequeñas batallas que te has marcado para lograrlo poco a poco. Imagina que tratas de perder peso, pero no llevas un seguimiento de los que has perdido o ganado en los últimos meses. Llevando un diario puedes conseguir mejorar la estrategia para paliar tus puntos más débiles y reforzarte el camino hacia tu logro.

En conclusión, si lo que quieres es lograr algo que realmente deseas, tus buenos propósitos, lo que debes es saber fijar bien cómo vas a lograrlo. Piensa que serás tu propio coach. Lo más importante, al fin y al cabo, es que seas consciente de que aunque no logres el objetivo en cifras, poco a poco te estás acercando a lo que quieres.