Tokio es mi sueño. Ser feliz, mi objetivo

0
581

Recientemente, se ha proclamado campeona de España de surf. Una dura competición en la que la joven surfista cabalgó con éxito sobre las olas en la playa de A Frouxeira, en Valdoviño. Una final dura, emocionante, donde el clima no se puso del lado de los deportistas.
Para llegar a tener una vitrina llena de trofeos, el camino no ha sido nada fácil. Pasaba los fines de semana en una furgoneta con sus padres en las playas de Laga y, mientras ellos hacían kayak, su hermano y ella estaban en la orilla con un buggy. Al cabo de los años se empezaron a poner de pie y a coger más confianza, hasta que tuvieron la oportunidad de probar el surf, y así hasta el día de hoy.

Largos entrenamientos, viajes y muchas competiciones llevaron a Garazi a tener que hacer un parón de dos años. Necesitaba un respiro, dejó de disfrutar de su gran pasión: surfear.

Empezó el año baja, pero ahora ha cogido fuerzas y no quiere parar. Además de sus duros entrenamientos, también quiere terminar sus estudios de empresariales, porque sabe que es su futuro cuando se retire de la competición.
Con Gorka, su entrenador, planifica por etapas el año, en función de donde esté y de cuál sea el objetivo siguiente. También tiene que entrenar físico para prevenir lesiones. Reconoce que el surf es un deporte complejo para entrenar porque cada día estás en un sitio distinto y económicamente no puedes permitirte llevarte a tu entrenador siempre contigo.

View this post on Instagram

Spanish CHAMP 2018 again this year.🏆⚡️

A post shared by Garazi Sánchez (@garazisanchez) on

Le gusta luchar no solo con las olas y que las mujeres surfeen también es otra de las cosas que quiere conseguir. Cada vez somos más, admite, pero todavía los hombres son los cabezas de lista en las competiciones. Aunque para ella el QS6000 ha sido fantástico y ver los aplausos del público cuando sales del mar, reconoce, es algo maravilloso.

A Garazi se le ilumina la cara cuando piensa en las Olimpiadas porque suponen una revolución gigante para los amantes de las olas, ya que hasta ahora el surf se veía como un deporte de hippies. Sabe que esto hará que las federaciones trabajen más y que el nivel, sobre todo en España, aumente. El surf, como ella misma dice, tiene un futuro que asusta un poco, pero viene un cambio y ella quiere ser una de las que lo vivan en toda su plenitud. Tokio es su gran sueño y, para lograrlo, Garazi se esfuerza diariamente. Sin olvidarse de que, hasta que llegue, su prioridad es ser feliz rodeada de sus amigos y su familia.