Cuando ella dice NO, es NO

0
469

Un bosque con agradables caminos  próximo a su domicilio es una zona vetada para ella. Hace años, salía a correr por esas rutas tranquilas, llenas de bonitos paisajes, pero una mujer fue agredida allí y Carmen ha decidido limitar los circuitos por los que hace running. Su marido, sin embargo, no tiene problema en salir a cualquier hora, cuando le apetece. Él tampoco ha ideado estrategias de regreso a casa las noches en las que sale a divertirse con los amigos. Ella sí lo ha hecho. Ella en alguna ocasión ha tenido que dejar claro que “NO es NO”.

En España se denuncia una violación cada ocho horas, según datos del Ministerio de Interior. Entre 2009 y 2015 se han contabilizado 9.040 violaciones (solo se registran las agresiones con penetración); es decir, unas 1.300 anuales.
Pero estos datos reflejan solo una pequeña parte: se estima que solo se denuncia un 10% de las agresiones que se producen. Eso significa que la mayoría de los abusos no pasan por comisaría por miedo o por vergüenza de la víctima y que la mayor parte de las agresiones de menor intensidad quedan impunes. Y un dato más, especialmente inquietante: el 8,6% de las víctimas tiene menos de 13 años y el 19%, entre 14 y 17.

agresiones_sexuales
En fiestas populares como San Fermín se suceden agresiones sexistas a diario.

Una mujer puede llegar a ser abordada hasta en cinco ocasiones en apenas tres horas en las calles de Brasil. Sin embargo, la respuesta no debe ser aconsejar a las chicas que eviten determinados entornos. No es un problema de las víctimas. Ni de las mujeres. Es un problema de la sociedad en su conjunto. Resulta perverso hacer recaer sobre las propias mujeres la responsabilidad de no ser agredidas. El aprendizaje femenino de la indefensión solo contribuye a perpetuar un estado de cosas que tiende a considerar como parte de la naturaleza masculina el que los hombres, en determinadas condiciones, impongan su dominio sexual.

no_es_no
Solo SÍ es SI.

La clave es una nueva masculinidad y más educación para poner el foco en los agresores, nunca en las víctimas. La campaña ‘No es No’ pretende erradicar las agresiones sexuales en una sociedad a la que aún le queda mucho por avanzar para que el género femenino sea respetado. Fiestas como San Fermín luchan en los últimos años para ser escenarios libres de violencia sexista, pero aún queda mucho por hacer. Todavía se registran violaciones y agresiones sexuales en España durante las fiestas populares y los festivales multitudinarios, algo contra lo que las distintas administraciones pelean cada vez con más ahínco. No siempre significa “No”, sea cual sea el contexto o la situación. Y, si no es SÍ, también significa NO. Cada mujer es dueña de su cuerpo y NADIE puede tocarlo sin el consentimiento expreso. Ya es hora de frenar los abusos sexuales y las agresiones machistas en todos los ámbitos de la sociedad. ¿Nos ayudas?