“Villa alzhéimer”, el pueblo de los recuerdos

0
516
alzheimer

Antes de nada, hay que saber que el alzhéimer es una enfermedad que degenera, de manera progresiva, las células del cerebro. Esto tiene como principal consecuencia la disminución de la masa cerebral, lo que afecta a la memoria y a la orientación, entre otras funciones.

Terapias para combatir el alzhéimer
Dentro de las terapias que se utilizan a día de hoy para combatir los efectos del alzhéimer se pueden encontrar algunas que resultan muy interesantes.

  • Estimulación cognitiva. Su principal objetivo no es otro que reducir la velocidad de la degeneración de las células, de modo que las capacidades no se pierdan con tanta rapidez.
  • Orientación a la realidad. La intención de esta terapia es mantener pegado a la realidad al paciente. La manera de hacerlo es tratando que mantenga el conocimiento sobre sí mismo y sobre su entorno más cercano.
  • Ejercicios de fisioterapia. El ejercicio físico ayuda a las personas con alzhéimer a dormir mejor y, por lo tanto, a tener el cerebro en mejores condiciones.

villa_alzhéimer

¿Qué es “Villa alzhéimer”?
Es un proyecto que se ha propuesto construir en Nueva Aquitania. En esta ubicación situada al sur de Francia se quiere diseñar un entorno pensado exclusivamente para las personas que padecen alzhéimer.
En principio, será un espacio de unas 5 hectáreas de extensión en donde se construirán un total de 16 casas individuales. También se ha pensado en diseñar espacios públicos, así como privados. Todo ello, claro, contará también con zonas verdes y de recreo para estimular los sentidos de los pacientes.

alzhéimer_recuerdos
Los afectados por el alzhéimer vivirán juntos y con voluntarios, los cuales realizarán seguimientos constantes para controlar la evolución. Este proyecto recibirá financiación privada y pública. Una idea que tiene su origen en Holanda, que habrá que ver cómo evoluciona para saber si este tipo de entornos son beneficiosos para estas personas.

Un pueblo donde los recuerdos estarán muy presentes, porque la memoria es un laberinto en el que a veces no se encuentra la salida.