La magia de Internet

0
230
INTERNET_MAGIA

¿Es posible cumplir los sueños de todo el mundo? ¿Y si el mayor deseo de alguien es algo tan habitual para muchas personas en el mundo como poder ir al cine? Dicho y hecho. Es lo que le ocurrió a una pequeña brasileña de 11 años que, gracias a Internet y a la red social Instagram, ha conseguido disfrutar de su mayor ilusión: poder ver una película en el cine.

Cosern (filial española de Iberdrola) hizo realidad el sueños de la pequeña Maísa: ver junto a sus compañeros una película en el cine.

Para muchas personas es difícil recordar cuándo vieron su primera película en el cine o a qué edad lo hicieron. Sentarse ante la gran pantalla y disfrutar de la película no es un privilegio para muchos habitantes del planeta. Se trata de un acto de ocio, un plan de domingo. Para la pequeña Maísa Silva era un sueño. Maísa vive en una zona rural de Marcelino Vieira, un pequeño municipio brasileño. Una pequeña localidad situada a más de 400 kilómetros de Natal, donde no existen salas de cine. Maísa, como cualquier niña de su edad, no ve límites a su imaginación y su deseo de alcanzar todo lo que se proponga. Al leer en Instagram una publicación sobre el proyecto Cine Sertão, patrocinado por la distribuidora eléctrica Cosern (filial de la española Iberdrola), con el que visitarían diferentes lugares para proyectar cine en 3D para aquellos que no tienen acceso, Maísa dejó constancia de sus deseo de participar.

Tal fue la emoción de la niña en su propuesta, que el proyectó visitó su municipio haciendo realidad su sueño y el de sus compañeros de colegio. Entre marzo y abril, el proyecto Cine Sertão pasó por 11 ciudades y proporcionó a 12.700 niños la misma emoción vivida por Maísa. Además de la película en 3D, los niños fueron recibidos con palomitas y refrescos y también participaron en talleres de medio ambiente que incentivaban al cuidado del entorno y a la reforestación de los lugares cercanos a sus colegios.

Es el poder de Internet de mover masas para difundir mensajes, cultura, esperanza y sueños. Maísa ya sabe lo que es ir al cine. Y, para ti, ¿cuál sería tu sueño?