Conecta con nosotros
teresa_perales

Nosotras

Teresa Perales: el triunfo de no rendirse nunca

En mayo de 1995 Teresa Perales salió de casa para celebrar la Recopa de Europa que ganó el Zaragoza. Al regresar, empezó a notar un dolor en sus pies que se volvió insoportable.

Mayo de 1995. Teresa Perales salió de casa para celebrar la Recopa de Europa que ganó el Zaragoza. Al regresar, empezó a notar un dolor en sus pies que se volvió insoportable. De golpe y porrazo, caminar se convirtió en una tarea cada vez más complicada, y en cuestión de un mes, su enfermedad terminó dejándola en una silla de ruedas.
No obstante, si algo aprendió Perales desde pequeña fue a no rendirse. Su familia la educó en esos valores y ahora vive agradecida a sus padres por ese trabajo. A los 15 años perdió a su referente, su padre. Pero esa tragedia terminó ayudándola a afrontar el suceso que marcaría su futuro cuatro años después. “Más duro es perder la vida”, sostiene, cuando le preguntas por los motivos que la motivaron a seguir adelante.

“Para mí, nadar es más sencillo: la gente tiene que coordinar brazos, respiración y piernas. A mí me vale con los dos primeros”.

Teresa Perales ha sido la protagonista del Ciclo Mujeres Inspiradoras de PWN (Professional Women’s Network) en Torre Iberdrola (Bilbao). Su positivismo, valentía y sentido del humor son más que evidentes: “Para mí, nadar es más sencillo: la gente tiene que coordinar brazos, respiración y piernas. A mí me vale con los dos primeros”.

teresa_perales_natación

Teresa Perales durante el acto organizado en la Torre Iberdrola.

La velocidad a la que llegó a la élite dilucidaba un antes y un después en el deporte español. Y así fue: “A los 19 años no sabía nadar; a los 20 fui a mi primer campeonato de Europa; a los 21 competí en el primer europeo y a los 22 estaba luchando por una medalla en unos Juegos Paralímpicos”. A día de hoy, Perales lleva más de 20 años compitiendo al primer nivel y ha superado obstáculos inimaginables. El primero de ellos ­-y el más doloroso- fue cambiar la sensación de lástima que la gente sentía hacia ella. “No me he sentido discriminada por ser mujer. Por mi discapacidad, sí”. Pero esta deportista maña se propuso invertir la frase que la perseguía en su día a día, y en pocos años pasó de escuchar: “pobrecita, con lo joven que es…” a recibir elogios: “con lo joven que es, y todo lo que ha logrado”. Esa visión de la gente sobre su vida la ha cambiado ella misma, a base de esfuerzo, talento y mucha superación.

teresa_perales_iberdrola

Teresa Perales ha sido la protagonista del Ciclo Mujeres Inspiradoras de PWN.

Perales es insaciable, su mayor ambición es alcanzar al nadador más reputado de todos los tiempos, Michael Phelps, del que solo le separan dos medallas. Aunque reconoce que otro de los pilares que la empuja a seguir son su marido y su hijo. Este último, incluso, le ruega no retirarse, por aquello de seguir teniendo “una madre famosa”. Ochenta medallas que no suponen tanto orgullo como el haber formado una familia. En sus ratos libres, le ha dado tiempo a escribir dos libros (Mi vida sobre ruedas, en 2007 y La fuerza de un sueño, en 2014) y a hacer política. Todo ello, con su imborrable sonrisa, hace que parezca más fácil.

Gente brillante es un espacio para dar a conocer historias que no te dejarán indiferente. Personas que de una u otra manera han dejado su marca personal. Historias que te acercarán a los más vulnerables, vidas de héroes anónimos, de grandes luchadores y luchadoras, de proyectos brillantes para cuidar el medio ambiente y de propuestas innovadoras. En definitiva de gente que arriesga, que intenta, que se supera, que con su energía contagia y que con su luz iluminan.

Más de Nosotras

Arriba