Jaque mate al cáncer

0
8846

Un golpe de suerte, el destino o un auténtico milagro, así podemos describir el resultado tras una larga batalla de más de 10 años de Vicente Martínez contra el cáncer. Quienes le conocen bien dicen de él que es alegre, divertido, positivo…una actitud que quizás le haya ayudado a ganar la partida más importante de su vida. A conseguir gritar al cáncer: JAQUE MATE. Vicente ha superado un cáncer de colón, de riñón, nódulos cancerígenos en ambos pulmones y una metástasis hepática. A día de hoy disfruta de la vida junto a su mujer, Patricia, sus hijos y sus nietos. “Todo comenzó al regreso de una reunión comercial. Me sentía débil y fui al médico, pensé que serían hemorroides (siempre padecí de ellas), pero no; fue el diagnostico que nunca quieres oír: tumor de colon. Así comenzó mi proceso médico. Yo nunca había tenido una baja a lo largo de mi vida profesional”.

vicente y su mujer patricia
Patricia se ha convertido en un gran apoyo durante todos estos años

En 2007 se enfrenta a su primera operación. “En un primer momento, se repetían imágenes de mi vida continuamente en la cabeza, desde mi infancia hasta entonces. Después, cuando miras a tu alrededor, ves a tu familia, esposa e hijos. Ellos saben algo y te acompañan, esa situación es maravillosa, no te permite flaquear y a la vez te hace fuerte”. Varias operaciones, revisiones y la angustia en cada consulta médica al escuchar que una vez más el monstruo ha vuelto. Una operación de riñón en 2008 fue el segundo episodio de la pesadilla. Cuando todo iba en marcha, Vicente tuvo que ser operado de nuevo en el mismo año de ambos pulmones. Se enfrentó, además, a sus primeras sesiones de quimioterapia; “sesiones de 6 a 7 horas cada 15 días durante seis meses“. Es en esos momentos cuando su familia se convierte en su TODO. “Mi familia imagino, y me consta, que lo han pasado muy mal, pero nunca me transmitieron intranquilidad. Todo lo contrario: seguridad. Pienso que han sido un poco consentidores en mis momentos difíciles. Pero puedo asegurar que han sido y son mi soporte”. Luego llegó su última operación, le extirparon el 50% del hígado y volvieron las duras sesiones de quimio, ahora con síntomas peores debido a que era la segunda vez que tenía que recibir el tratamiento.

laboratorio
La lucha contra el cáncer también se libra en los laboratorios donde se investiga una posible cura

“Tenemos los mejores profesionales del mundo en medicina. Solamente debes seguir sus consejos y ser positivo”.

Vicente recuerda a todos y cada uno de los médicos que le han ayudado y le han visto ganar cada dura batalla. “Dr. Dn. Z. Sánchez, Matamoro, F. Martín, E. Moreno, Cisneros, Lago, Nuño y la Dra. Dña. Sara Encinas (mi oncóloga), a ellos les debo mi vida”. Es un pequeño homenaje que rinde a esas personas que, con gran profesionalidad y alma, ayudan a los pacientes de oncología. Pese a contar con grandes médicos en la sanidad española, la lucha es muy dura, pero Vicente asegura que siempre ha estado entregado a la causa: a vivir, y que no se ha permitido ni un minuto quejarse.”Solo piensas y te acuerdas de momentos y pasajes buenos, eliminas y olvidas todo lo malo que te ha pasado en la vida. Sí, sientes miedo en ciertos momentos; si te digo lo contrario, miento. Pero si a todo lo anterior sumas a la familia, amigos, empresa y entorno profesional, todo se hace más fácil”.

lazos dia mundial contra el cancer
La lucha contra el cáncer es una batalla en la que está implicada toda la sociedad

Y así poco a poco ha conseguido superar todas las etapas. Después un largo proceso de revisiones: primero cada mes, después cada 3 meses, 6 meses y finalmente cada año desde junio de 2016. Momentos en los que el miedo se mezclaba con la alegría de cada revisión en los últimos meses. “Pasar de una etapa a otra. Ir tomando seguridad cuando te alargan los plazos de revisión. Cuanto más largos son los plazos de revisión, más miedo sientes y, a la vez, sientes más seguridad por el mismo hecho. Los procesos de quimio son muy duros, los síntomas son terribles, pero a la vez reconfortantes cuando ves los resultados positivos del tratamiento”.

Dicen que es cuando pasas episodios críticos en tu vida cuando se aprende a valorar lo que realmente importa. Es estúpido que el ser humano tenga que sufrir para saber mirar a nuestro alrededor. Vicente aquí lo tiene claro:” Valorar todo lo que tengo por muy simple que sea, pero, sobre todo, a las personas que me rodean. Primero y por encima de todo, a mi mujer. Han sido muchas horas de soledad, silencio, angustia, espera y lágrimas, sí, muchas lágrimas. Ahora, merece la pena si al final lo cuentas con alegría. Mis hijos en la angustia de la espera, siempre aguardando las noticias a través de su madre. Ellos, la mayoría de las veces, estaban trabajando y no podían acompañarnos a las revisiones”.

vicente con amigos que han sido su apoyo en la batalla
Vicente con un grupo de grandes amigos durante este 2018

Optimista, vital y lleno de vida, Vicente se ha matriculado en la universidad, tiene tareas agrícolas que atender, hace deporte y, cómo no, su trabajo más importante: “gestiones de abuelo. Una vida muy entretenida y llena de realidades”. Realidades que le hacen feliz y que le ayudan a transmitir seguridad y esperanza, mucha esperanza, a todas esas personas, hombres, mujeres y niños que cada año caen en las redes del cáncer. Personas que saben desde el minuto uno que van a tener que luchar, que ser valientes, optimistas, porque Vicente es la viva imagen de la esperanza y de una realidad: se puede vencer la batalla al cáncer. ¡Gracias, Vicente, porque sin darte cuenta nos das a todos una lección de vida muy importante, una lección que nunca deberíamos olvidar: VIVIR REALIDADES Y DISFRUTAR EL DÍA A DÍA ES LO ÚNICO IMPORTANTE EN LA VIDA!