Conecta con nosotros

Mujeres brillantes

Las Sinsombrero, un grupo de mujeres que debemos recuperar

Las Sinsombrero, un grupo de mujeres pensadoras y artistas españolas pertenecientes a la generación del 27 nacidas entre 1898 y 1914. El nombre se debe al gesto de quitarse el sombrero en público que protagonizaron Maruja Mallo, Margarita Manso, Salvador Dalí y Federico García Lorca en la Puerta del Sol. “Nos apedrearon llamándonos de todo”, relata la misma Mallo en unas grabaciones tras volver del exilio.

Era un acto de rebeldía que pretendía simbolizar como llevar sombrero era una construcción social que representaba cómo se sus ideas e inquietudes estaban tapadas. La respuesta pública no se hizo esperar y Maruja Mallo lo relata como si quitarse el sombrero fuera una manifestación relacionada con la homosexualidad.

Las sinsombrero – Maruja Mallo

En ocasiones la historia que aparece en los libros tiene puntos ciegos, especialmente en la literatura, la historia tiene que completarse, necesita contarse entera; no puede suponer solo un listado de hombres que han participado y creado como si las autoras, pintoras o compositoras no hubieran existido.

Todos conocemos como a final de los años 20 surge la Generación del 27, Lorca, Buñuel, Dalí o Alberti son nombres que todos reconocemos, del mismo modo que reconocemos la importancia de su legado. Tan conocidos son ellos como invisibles ellas. Un grupo de mujeres que entraron sin complejos en el mundo artístico e intelectual de la época desafiando las tradiciones sociales y culturales. Su historia es importante para entender un país que nunca las reivindicó. El grupo fue formado por Ernestina de Champourcín, María Teresa León, Concha Méndez, María Zambrano, Rosa Chacel, Josefina de la Torre, Marga Gil Roësset y Maruja Mallo.

No se ha tenido noticia de que formaran de la generación del 27, mientras que muchas de ellas han dejado una obra comparable a las de sus compañeros de la misma generación.
Vivían en Madrid, se movían libremente por los barrios bajos y las tertulias, aunque seguían teniendo vetada a la entrada a las tabernas. El mundo en el que vivían las había preparado para encarrilar los tiempos que venía, sin embargo, su aportación quedó relegada al olvido frente a la de sus compañeros.

Las sinsombrero

En una entrevista a Concha Méndez, ella habla directamente de cuántas veces reivindicó que en las antologías de la generación del 27 las mujeres eran siempre excluídas.

A pesar de no coincidir en muchos aspectos, la relación entre estas mujeres fue muy estrecha, extendiéndose incluso a generaciones anteriores. Les unía la lucha común contra una sociedad que las rechazaba y ninguneaba en gran medida.

Estas mujeres tuvieron su despertar en el momento de la II República española. Ahí ellas pasaron a formar parte de forma activa en toda la vida social de la época; en un contexto mucho más igualitario del que no habían podido disfrutar antes.

Si tenemos en cuenta todas sus creaciones, podríamos hablar de la generación de oro de las mujeres en España. Una generación que es el eslabón perdido de la cultura femenina de nuestro país. Su exilio fue tan largo que cuesta mucho rehacer ese vacío y dar una continuidad a su papel. Las que ahora serían sus nietas comienzan a buscar qué es lo que había antes de la dictadura y cuáles eran las cotas de libertad que habían llegado a tener.

Es nuestra responsabilidad, hoy, conocerlas, leerlas, admirar su obra y difundirla, porque solo cuando consigamos su reconocimiento al mismo nivel que el de los hombres de su generación habremos conseguido poner la primera piedra sobre la igualdad que deseamos construir.

Seguir leyendo
También te puede interesar…

Gente brillante es un espacio para dar a conocer historias que no te dejarán indiferente. Personas que de una u otra manera han dejado su marca personal. Historias que te acercarán a los más vulnerables, vidas de héroes anónimos, de grandes luchadores y luchadoras, de proyectos brillantes para cuidar el medio ambiente y de propuestas innovadoras. En definitiva de gente que arriesga, que intenta, que se supera, que con su energía contagia y que con su luz iluminan.

Más de Mujeres brillantes

Arriba

Send this to a friend